domingo, 30 de noviembre de 2008

BEING JOHN MALKOVICH


El próximo miércoles, a las 18:00 se proyectará en la Filmoteca de Andalucía, C/Medina y Corella, junto a la Facultad (www.filmotecadeandalucia.com) la película cuyo cartel podéis ver. La he propuesto yo mismo pensando que puede de ser de ayuda para comprender el representacionalismo, por un lado, y la crítica de D. Hume a la noción de mente por otro. La sesión está abierta al público en general, y tras la misma habrá un pequeño debate o comentario.
Hay obras cinematográficas que provocan la reflexión filosófica, y otras que ejemplifican temas, paradojas o dilemas que los filósofos tratamos con un lenguaje mucho más técnico y abstruso. Éste es el caso de esta cinta que podremos descubrir o quizás “revisitar” con mirada más reflexiva. Bajo la fórmula de una comedia de enredo y con un estilo directo y fácil (prestado del videoclip y la publicidad en los que Jonze había trabajado), el argumento se presta a reflexionar sobre las paradojas de la mente, la identidad personal y la fama. Exempla docent (los ejemplos enseñan) decían los clásicos, de modo que les proponemos tres claves con las que interpretar esta ‘bagatela’ filosófica. En primer lugar la creencia, tan antigua como Occidente, de que el ser humano consta de dos elementos o dimensiones: el cuerpo, material y mortal, y el alma inmaterial, inmortal, y sede de la identidad personal. No descubrimos nada si relacionamos la polémica contemporánea entre mente y cerebro con esta otra dualidad venerable. Este dualismo antropológico es tan antiguo, y está tan acendrado en nuestros hábitos y en nuestro lenguaje, que ya forma parte del repertorio de fábulas o mitos para describirnos a nosotros mismos. El viaje por la “madriguera de conejo” con que comienza la película utiliza esta mitología. En segundo lugar la película narra con humor la problemática entre el yo y el cuerpo. Verme a mí mismo como a otro es una peculiar liberación, y también puede formar parte de un proceso de auto-descubrimiento. La realidad es vista desde un ojo, captada desde un sujeto, y ha de cambiar de modo insospechado, aun siendo la misma, si yo fuera otro sujeto. Finalmente todas estas incógnitas, y alguna más, se proponen con relación a la condición de actor, explicando cómo las relaciones entre manipulación, fama y suplantación pueden dar a los actores eterna vida. Es en este punto donde creemos que el mensaje de la película es más sutil. D. Hume decía que “la mente es una especie de teatro, donde diferentes contenidos hacen su aparición sucesivamente: pasan, reaparecen, se desvanecen y se mezclan en una infinita variedad de combinaciones y situaciones”. El yo es toda esta serie de personajes, y por eso nuestra mejor máscara son los otros.

20 comentarios:

Anónimo dijo...

Silvia

Es una pena que Inés y yo nos tuviésemos que ir a nuestras respectivas clases, porque la película (al menos el principio) estuvo bastante interesante. Me recordó a un anuncio de los pañales Dodot que había hace ya algunos años en la televisión. En él, se trataba de averiguar qué podía llegar a pensar un niño cuando se le hacían muecas o se le sacaba la lengua, cuando se le hacía cosquillas o simplemente lo que opinaba de la gente y los otros niños que había por la calle. Sé que no es lo mismo, no sólo porque no se pueden comparar a un niño (todavía en proceso de formación física y mental) con un adulto, ni tampoco se trataba de ponerse en la piel de otro como en la película, pero sí que se trataba de averiguar que podían llegar a percibir o sentir los niños del mundo que les rodea.

Independientemente de lo del anuncio, yo me pregunto después de haber visto el principio de la película: si hubiera un túnel como el de la película que nos permitiera ser otra persona, ¿quién os gustaría ser...?

Rafael Cejudo Córdoba dijo...

Quiero agradecer a la Filmoteca de Andalucía, y especialmente a su Director Pablo García Casado, la oportunidad de disfrutar y de pensar que anoche nos brindó . Asimismo os agradezco a todos vuestra asistencia y participación. Y por supuesto, el blog está abierto a vuestros comentarios. Comenzando con la pregunta de Silvia...

Inés dijo...

Como bien dice Silvia, fue una auténtica lástima que tuviésemos irnos a clase, cuando la película se encontraba en un momento muy interesante. En mi opinión, el personaje que más me llama la atención es el tirititero, pues es un idealista, un soñador y, especialmente, una persona que se cuestiona los acontecimientos que le ocurren diariamente. Para establecer las diferencias entre él y otros personajes, resulta ilustrativo la forma en que se comporta ante el descubrimiento de la puerta hacia la mente de John Malkovich: él se pregunta por las repercusiones filosóficas que supone el entrar en la mente de otras personas, la ruputura de la división establecida entre mente-alma-cuerpo...Por su parte, la chica pelirroja, de la que él esta enamorado, sólo piensa en el provecho económico que puede conseguir al vender viajes hacia la mente de este actor y, finalmente, la esposa del protagonista, sólo se interesa por su sexualidad, pues para ella queda en entredicho al sentirse tan a gusto en el cuerpo de un hombre.

Por otra parte, respondiendo a la pregunta de Silvia, que por cierto ella no nos ha dicho quién le gustaría ser..., la persona en que me me convertiría durante unos minutos, si existiese tal tunel, sería cualquier estrella de Hollywood, para comprobar si en verdad el mundo de la farándula es tan genial como nos lo quieren presentar o estos personajes se siente sólos; o también algún misionero, para concienciarme la pobreza que impera en el mundo; o bien, cualquier persona de una sociedad distina, como la japonesa o la china, cuya características sean totalmente distintas a la occidental. Sin embargo, aunque sería genial poder vivir estas experiencias, la mejor vida que podemos vivir es la nuestra, por ello debemos disfrutarla al máxima y no tratar de emular a otras personas, por muy famosas que sean.

Anónimo dijo...

Silvia

Hay una película titulada "¿En qué piensan las mujeres?", en la que el actor, no recuerdo el nombre, debido a un accidente en la ducha comienza a escuchar todo aquello que "supuestamente" pensamos nosotras... Quizás me gustaría saber qué es lo que pasa por la cabeza de los hombres y cómo se sienten. Por unos momentos no tendría que preocuparme por alisarme el pelo, maquillarme, llevar tacones, o llevar las uñas bien pintadas. Además, sólo con pensar que no tendría que preocuparme cada mes por el cambio de humor, malestar general y dolores derivados de la menstruación, me atraería la idea...

David dijo...

Por desgracia, asuntos de trabajo me han tenido fuera de la ciudad estos días. Pero buscaré la película en el VideoClub y veremos qué pasa.

Ah, Silvia, te puedo asegurar que no te pierdes nada (me refiero a tu curiosidad por saber en lo que pensamos). Sólo pensamos en "un par de cosas", bueno, si me apuras, en tres.... Y también perdemos en tiempo en nimiedades como las que tú apuntas. Si todo ese tiempo malgastado lo empleáramos en hablar, o en "escucharnos", otro gallo nos cantaría....

Anónimo dijo...

Antonio


David, yo tengo la película, si no la encuentras, el martes, te la llevo.

A mi me ha parecido muy interesante, aunque no puede ir tampoco a la filmoteca el miércoles, merece la pena verse por el planteamiento tan distinto y tan poco convencional. En clave de humor. Ya hablaré algo más de ella.

Raquel dijo...

¿Qué tal salió la Conferencia en Montemayor, profesor?
Veo que controla usted tambien lo del "Fin de la Historia"

Rafael Cejudo Córdoba dijo...

Me alegro de saludarte, misteriosa Raquel (pues no sé aún si eres la médica). Saludos sinceros en cualquier caso. No está bien que yo lo diga, pero la conferencia de Montemayor creo que no decepcionó: entretuvo y algunos se sintieron provocados (espero que sólo intelectualmente). ¿Viste "Being John Malkovich"?

Antonio Rodríguez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

He estado pensando sobre la pregunta que ha planteado Silvia porque en un primer momento cuando lo pensé no me atraía meterme en la cabeza de nadie y ser otra persona. Sin embargo, pensándolo más detenidamente pensé que sería bastante interesante, a mi modo de ver, ser o meterme en la cabeza de una persona cuyo pensamiento, forma de ser y actuar resultan para mí incomprensibles.
Pensé entonces en meterme en la cabeza de personas que habían hecho grandes males a la sociedad como Hitler, Jack el destripador, Franco, Bush, Txeroki para buscar quizás una explicación (racional, científica, médica, psicológica, social...) a su comportamiento que desde mi punto de vista resulta totalmente detestable o simplemente, entrar en la mente cualquier persona cuya forma de ver la realidad es radicalmente opuesta a la mía y poder apreciar, quizás, por qué piensan de la manera en la que lo hacen.

Cristina.

Antonio Rodríguez dijo...

En una primera lectura la película me pareció simplemente divertida, o una paranoia del director hecha en clave humor, pero plantea algo más complejo como es el problema de identidad y dónde radica la esencia de lo humano, si en el cuerpo o en la mente (alma)

La película intenta preguntarse si es posible llegar a ser otro, mostrándonos que son muchos los hilos que pueden mover a las personas, si los comparamos con los del titiritero. Ello nos convierte en títeres humanos en cierto modo, con cientos de hilos movidos por quien o quienes menos lo esperamos o deseamos.

También se me plantea la idea de la manipulación humana y de la falta de libertad, impuesta por individuos o tendencias. ¿Por qué no va a ser posible otro “yo” que nos arrastra a hacer lo que no queremos? También me hace pensar en una voz que nos habla por ahí dentro que nos dice el camino que no hemos de andar. (¿conciencia?)

Los personajes se lanzan a la aventura del túnel, movidos por la monotonía de sus vidas, por la falta de sentido a la misma, yo calificaría de posmoderno por el planteamiento abierto y de búsqueda de experiencias, tanto en sus deseos como en sus relaciones, donde todo está por hacer y descubrir.

Hay escenas que son sorprendentes, como es la de cuando el propio Malkovich se mete en Malkovich, entrando en el “lado oscuro”. ¿Cuál es el lado oscuro de una sociedad? ¿un espacio de clones? ¿Un espacio virtual donde el único diálogo es "Malkovich"? Tiene que ser horroroso un mundo de pensamiento único.

Hay otra escena en la que el titiritero lo usa como marioneta haciendo la danza con la que se inicia la película, además de vernos dentro de su mente, es también muy buena.

Otra es cómo archivan los dedos del protagonista o su truco para adivinar el nombre de la chica te hacen también soltar la risa tonta.

La entreplanta de la oficina de trabajo, me ha parecido una metáfora de la vida, con las presiones, limitaciones, frustraciones, condicionamientos sociales, … donde te mueves, te relacionas sin alcanzar a lograr tu propia altura personal, sin llegar a ser tú mismo y como salida a la rutina un solo agujero, (el adentrarse en la mente), aunque sea de otro (modelos de vida ajenos) pueden ser un escape de liberación personal.

La dualidad cuerpo alma la plantea también pero vista desde una perspectiva moderna de cuerpo-mente.

También plantea el deseo de inmortalidad como ya vimos en el tema pasado, la reencarnación en un nuevo “envoltorio”. En fin, la película es muy completa y la he visto muy indicada para clase, se la he recomendado a una compañera que da filosofía y que todos los años les pone a los alumnos de 2º de Bachiller Matrix.

¡Por cierto, hasta el mono padecía alucinaciones tras una difícil infancia! (genial)

Y respondiendo a la pregunta de Silvia, me cuesta pensar en quién me querría convertir hoy, lo tengo mucho más fácil pensar en quien no quisiera convertirme, y en este caso sería el de una persona sin capacidad de elección ni libertad, que estuviera condicionado por necesidades básicas de subsistencia, enganchada a sus adicciones, viviendo solo, un mendigo de la calle. Y digo esto porque a 10 metros de mi cómoda cama, en la calle, en el hueco de un edificio de enfrente vive un mendigo que cuando me voy a acostar lo veo cada noche en el suelo entre botellas y cartones.

Sergio dijo...

Hola a todos, me gustaría recomendar dos películas que sin duda gustarán a la audiencia pues tratan de cierta manera estos temas.

La primera es un thriller de ciencia-ficción llamado "días extraños" (aunque como es del 95, su ficción era del año 2000 y ya ha dejado de ser ciencia-ficción, pero bueno) en el que una especie de grabadora que se coloca en la cabeza es capaz de recoger todo lo que hace, piensa, siente una persona y lo registra en una memoria, luego uno va con un reproductor y se enchufa y hace, piensa, siente todo lo que esa persona previamente ha grabado. En la película esto se trata como si fuera una droga, experimentar ser otro por un momento es algo ilegal e inmoral, y bueno, no desvelaré nada más por si alguien quiere verla (yo la recomiendo aunque sólo sea por ver a Juliette Lewis haciendo sus primeros pinitos en la canción), pero el arranque de la película parte de eso: el deseo por experimentar ser otro.

La otra película es “memento”, quizás esta un poco más rara y difícil de ver, (yo creo que hay que verla un par de veces como mínimo)En ella el protagonista tiene que construirse a sí mismo, por que le pasa algo que hace que no pueda ser él. De esta no desvelaré nada más, pero vale la pena verla aunque sólo sea por ver el juego narrativo que hace el director con la estructura de la película.

Un saludo a todos y esperando saber pronto cual es la siguiente película del ciclo este filosófico fílmico.

Anónimo dijo...

http://www.diariocordoba.com/
noticias/noticia.
asp?pkid=450758

Este artículo me lo ha pasado una amiga, es del día de hoy, 12 de diciembre, y yo no tenía ni idea de la existencia de este hombre. Me ha parecido muy interesante porque me recordó en un primer momento a una de las películas que recomendó Sergio en el anterior comentario que hizo "Memento". Por otro lado responde a una inquietante pregunta de cómo sería ver todo lo que ves y conocer a todo el mundo siempre por primera vez. Sin tener la capacidad de guardar recuerdos.

Cristina.

Sergio dijo...

¿Será este el solipsismo del momento presente?

No hay pasado, no hay futuro, sólo un puro presente.

Inconsciente conejillo de indias según leo del artículo

Rafael Cejudo Córdoba dijo...

El caso del amnésico inolvidable es realmente sorprendente. Gracias Cristina por la información. La próxima película será "Doce hombres sin piedad", y habrá al menos una más este curso. Me alegro mucho del éxito de esta actividad. Los últimos comentarios me han sugerido la nueva entrada del blog.

Saludos a todos.

Rafael Cejudo Córdoba dijo...

Gracias Sergio por tus sugerencias, que desde luego las tengo en cuenta. Las dos opciones son muy interesantes. Saludos

Anónimo dijo...

en la edición de playboy hay una entrevista a malkovich, denle una leída, la verdad es interesante saber un poco sobre el pensamiento de este hombre, solo visiten http://www.playboy.com.mx/

Rafael Cejudo Córdoba dijo...

Pues lo haré. Gracias por la información. Por cierto, ¿te gusta la película?

Rafael Cejudo Córdoba dijo...

Pues lo haré. Gracias por la información. Por cierto, ¿te gusta la película?

Luciano Sívori dijo...

Inresantes temáticas filosóficas que planteas!!

A mi "Being John Malkovich" me encantó. Lo que me fascina de Charlie Kaufman como guionista, es que tiene una capacidad increíble para general surrealismo simbólico con una fuerte metatextualidad. Lo hizo también con “Adaptation”, “Eternal Sunshine of the Spotless Mind”, etc. Es un tipo muy ingenioso y sabe manejar muy bien el suspenso.
Esta es una comedia negra brillante, que más de una década después, sigue siendo un clásico absolutamente sublime. Una trama cautivadora que permite varios niveles de interpretación, actuaciones fantásticas y un guión más que sólido.

Te invito a mi propio análisis de "Como ser John Malkovich" en mi página: http://on.fb.me/154AXPL

También aprovecho a invitarte a que me sigas en mi página para más novedades de cine, entre otras cosas

https://www.facebook.com/sivoriluciano

¡Saludos!