domingo, 27 de septiembre de 2009

GÓTICO EN LA FILOSOFÍA (Y COMIENZO DE CURSO)

La fotografía no es de una víctima de violencia machista, ni tampoco está sacada de una película gore. Es de una modelo de la diseñadora Valeria Marini en la Pasarela de Milán. "Sangre fácil, la última tendencia" es el título del artículo del ABC de este sábado que me ha descubierto la foto (http://n4abc10.abc.es/20090926/vivir-moda-tendencias/sangre-facil-ultima-tendencia-200909261258.html). En realidad, no tan última, aunque desde luego sí es una tendencia en aumento.

Gozar estéticamente con lo tenebroso, lo malévolo y lo sangriento no ha sido permanente en la cultura occidental, aunque ya es algo bastante antiguo (hasta el punto de que la palabra "morboso" casi ha perdido su relación original con la muerte para connotar simplemente sexo). A finales del S. XVIII escritores (y escritoras) ingleses inventaron la novela gótica. Las narraciones de Horace Walpole, William Beckford, Ann Radcliffe o Clara Reeve fascinaron a un creciente público poco exigente y ávido de emociones más fuertes que las permitidas por los placeres burgueses. Jane Austen parodió esta primera 'literatura de terror' en su novel Northanger Abbey. "I will read you their names directly -- le dice su amiga a Catherine, la adolescente protagonista-- ; here they are, in my pocket-book. Castle of Wolfenbach, Clermont, Mysterious Warnings, Necromancer of the Black Forest, Midnight Bell, Orphan of the Rhine, and Horrid Mysteries. This will last us some time" Y responde entusiasmada Catherine: "Yes, pretty well; but are they all horrid, are sure they are all horrid?". Que sean horripilantes, ésa es la cuestión. Luego han venido muchas más obras horripilantes, algunas verdaderamente hermosas. Por ejemplo Frankestein de Mary Shelley, o la película Nosferatu de Walter Murnau.

Pero, ¿cómo es posible que lo macabro, lo cruel incluso, pueda parecernos hermoso? Por más que estemos acostumbrados a la mezcla, no es nada evidente. Los antiguos griegos usaban la expresión kalós kai agathós, "bueno y bello", como calificativos inseparables, pues la cualidad estética y moral de alguien tienen que ir unidos. No era concebible que alguien verdaderamente bueno fuera feo, y los bellos estaban llamados a ser los mejores. La ruptura de esta ecuación "bueno = bello" llevó mucho tiempo, y aparece final y magníficamente rota en la novela The Picture of Dorian Gray de Oscar Wilde escrita a finales del S. XIX

¿Qué consecuencias educativas tiene la ruptura de la ecuación griega de lo bello y lo bueno? Según el pedagogo José Ramón Flecha, de la Universidad de Barcelona, en la conferencia que impartió en 2008 en un curso de la Cátedra de Participación Ciudadana de la Universidad de Córdoba, las consecuencias son muy graves. Los chicos, y las chicas, ven como algo natural que el malvado sea atractivo, o mejor dicho, que sea un canalla es lo que les pone. Ante esa idea, tremendamente difundida como vemos en la foto, la publicidad insitucional y los consejos de los maestros contra la violencia machista les suena a música celestial, o mejor, simplmente no les suena.

Como ya he dicho en clase, se puede comentar ésta u otra de las entradas (la del verano ha quedado huérfana de comentarios hasta ahora...). Y sobre todo, bienvenidos a las clases de este año. Como ya saben el horario es:
FILOSOFÍA: lunes de 17 a 19 horas, y miércoles de 16 a 17 horas. Aula 10
HISTORIA DEL PENSAMIENTO ANGLOSAJÓN: lunes de 19 a 21 horas, y miércoles igual. Aula 5.
Tutoría: lunes de 12 a 14 horas, y miércoles de 17 a 18 horas.

HA HABIDO UN ERROR EN LA WEB DE LA FACULTAD: LA ASIGNATURA OPTATIVA DE HISTORIA DEL PENSAMIENTO ÉTICO-POLÍTICO SE IMPARTIRÁ EN EL SEGUNDO CUATRIMESTRE.

19 comentarios:

yolanda dijo...

La palabra morbo procede del latín y sobre todo significa: enfermedad, interés por la desgracia ajena y atracción hacia acontecimientos desagradables. Sin embargo, como bien afirmas, el concepto o la idea en la que pensamos cuando hablamos de morbo es en el sexo.
Según algunos psicólogos, la razón de por qué el ser humano es morboso es porque la desgracia del otro nos recuerda que vivimos en el límite entre la vida y la muerte y supone un impulso vitalizador. Y es que lo que le ocurre al otro siempre está relacionado con uno mismo.
Creo que todos somos un poco morbosos o más bien también curiosos por lo que nos sorprende o por aquello que no es habitual en nuestras vidas o se aleja de los cánones o “normas” sociales.
Un ejemplo común puede ser el que personas a las que nos dan miedo las películas de terror, las veamos. ¿Por qué? Pues por lo dicho anteriormente, por la curiosidad de ver qué sucede o cómo puede reaccionar el personaje o simplemente por qué una persona puede llegar a asesinar a otra.
Respecto a qué consecuencias educativas tiene la ruptura de la ecuación griega de lo bello y lo bueno, las consecuencias pueden ser nefastas. Muchos jóvenes actuales han perdido o más bien, no tienen valores. Tienen una cultura de lo fácil y rápido y de lo impactante y supuestamente original.
La foto no me parece ni un insulto a la mujer ni una “oda” a la violencia machista. Simplemente es un poco desagradable y sobre todo mucho márketing y estética impactante y original. Por supuesto, jugando con el morbo y con el éxito del desfile garantizado.
No sé por qué lo cruel puede parecer bello, creo que no es bello aunque se relacione, simplemente es impactante, distinto y estéticamente puede despertar curiosidad. Cuidado con el grado de morbosidad y curiosidad porque como bien dice el refrán “la curiosidad mató al gato”.

Anónimo dijo...

Al ver la foto me he acordado de un personaje que quizás conozcáis o no, Lady Gaga. En la reciente gala de los premios MTV dio un espectáculo tremendo con su show en el que la teatralidad era lo principal y para ello utilizó un vestido del que salía un líquido similar a la sangre (minuto 3:30 aproximadamente).
Este es el enlace del vídeo por si lo queréis ver:

http://www.youtube.com/watch?v=d
IkQLxVUQA&feature=PlayList&p=72
03762784F519F&playnext=
&playnext_from=PL&index=5

Lo bello y lo bueno en el arte siempre fueron de la mano, pues uno de los fines del arte ha sido siempre representar la belleza. Sin embargo, si bien es cierto que el Romanticismo supuso una ruptura de esta relación, la total se dio con las vanguardias artísticas. Todo el mundo puede decir que las señoritas d'Avignon son feas, pero nadie negaría el valor artístico de la obra de Picasso. Lo feo, tradicionalemente rechazado, fue acogido por el arte del siglo XX. Aunque otros, mucho antes de los románticos ya lo habían hecho, recordemos las pinturas de Velázquez con sus bufones o Goya con sus pinturas negras.
Para el arte, muchos dirán que esta ruptura ha derivado en consecuencias penosas, por ejemplo, que un artista comercialice sus excrementos en latas, ¿es algo tan asqueroso arte? Se preguntarán algunos. Sin embargo también ha tenido consecuencias positivas, ha abierto nuevos caminos y vías de exploración artística, ha permitido aportar nuevas funciones al concepto de arte más allá de la belleza, en definitiva, lo ha enriquecido.

Para la educación de los jóvenes no sé exactamente que repercusión tendrá. Si que es cierto, que la atracción por lo morboso y la maldad no es actual, la femme fatale ha existido siempre, Shakespeare la describía en sus sonetos como la “dark lady” y Rita Hayworth le puso rostro en Gilda.
Que te guste alguien malvado sabiendo que lo es, como le ocurre a Woody Allen en Annie Hall, es un (grave) problema personal. Pero que la mayoría de las chicas crean que si su novio es celoso las quiere más o repitan el refrán de “quien bien te quiere te hará sufrir” como un mantra, eso es un problema social. El problema para mí no está en convertir la maldad en belleza, sino convertirla en bondad. La inversión de los valores es el verdadero peligro.

Cristina.

Rosa Colmenarejo dijo...

Hay algo en esta imagen que nos aleja de los escritores góticos que menciona el profesor Cejudo. Se trata del poder de la imagen. La imagen se ha transformado en una cómoda “facilitadora” de emociones encontradas. La literatura nos permite imaginar, adaptar a nuestro deseo, a nuestras necesidades aquello que leemos, hacemos propio, configura nuestro mundo, nuestros miedos, poco a poco, frase a frase, página a página. Como un fogonazo, un haz de luz cegadora, nos sorprende esta imagen: la bella ensangrentada, las caras ropas abiertas (al menos no están rasgadas) que nos revuelve tripas y mente. Inevitablemente se suceden las relaciones de ideas: violencia, sexo, dinero, moda, cotilleo: ¿fue violada, asaltada en el backstage? ¿será esto el glamour? ¿es esto lo único que puede hacernos volver la cabeza, detenernos, que la ropa de Marini sea portada de periódicos? No importa banalizar el fondo (mujer violentada), la imagen debe ser sorprendente, transgresora, “facilitadora” de emociones fuertes con el mínimo esfuerzo. Ni Walpole, Radcliffe ni, por supuesto, Shelley me hicieron nunca volver la página, por emplear un símil con cerrar los ojos. Quizá Joyce Carol Oates, pero sus novelas no son literatura fantástica, revelan la violencia de la sociedad media estadounidense. Y esa es otra historia.

Juan Caballero Castro dijo...

La foto como estrategia de marketing en un mundo en el que todo vale no me parece mal pero no se debe confundir en que a algunos adolestentes les puede llamar la atención estas cosas como para darle una paliza a una mujer mayor y colgarlo en internet o violar a una niña delante de los amigos con la idea de colgarlo en internet con el propósito de hacerse famosos o "vender" sus proezas delicticas carentes de sensibilidad.¿¿Todo vale con la idea de vender un producto??

Rafael Cejudo Córdoba dijo...

Enhorabuena por vuestros comentarios. Creo que todos enriquecen el asunto que he propuesto, y que son un ejemplo de práctica filósofica (o de filosofía en la práctica). Asuntos nuevos o variantes que habéis desgajado del tema inicial: a) la función de belleza en la educación de los adolescentes, y de todos en general; b) la inversión, camuflaje o alquimia de lo malo en bueno; c)la mercantilización de las emociones; d) el poder de las imágenes y su peculiar relación con la moral. Y seguro que hay más temas...

Anónimo dijo...

AL LEER ESTO ME ACUERDO DE TODAS MIS AMIGAS Y DE TODAS LAS CHICAS EN GENERAL, QUE SIEMPRE EL TIO MAS MALO,CHULITO,QUE NOS TRATE PEOR QUE UN PERRO, NOS HAGA SUFRIR, DERRAMAR MILES DE LAGRIMAS Y SOBRETODO QUE PASE DE NOSOTRAS, ESE ES EL MAS NOS MOLA!!!!!!Y MIENTRAS MAS NOS HAGA MEJOR!!MAS ENGANCHADAS A ELLOS ESTAMOS!!¿POR QUE?......
M.D.

nuria ruiz dijo...

Me gustaría empezar mi comentario analizando un poco los hechos. Esta locura mediática ha tenido lugar a raíz de la presentación de una nueva colección de la diseñadora Valeria Marinni. Una persona que se dedica a crear tendencias debe ser, entendemos, rompedor, exuberante incluso. Por naturaleza el ser humano tiende a fijarse mas en aquellas cosas que observa y que se sitúan fuera de contexto. Una modelo con manchas de sangre, pienso, no es una declaración de amor al arte gore ni un ataque pictórico en contra de la violencia de género. Pienso que hay algo más simple detrás de todo esto: captar la atención. Vivimos en un siglo donde todo vale y tenemos en muchos casos la libertad por bandera, así pues, esta diseñadora ha querido llamarnos de lleno la atención con una imagen chocante sobre su pasarela. Si no me equivoco, y no va más allá su intención, podemos decir que Marinni a conseguido con pleno éxito lo que pretendía: una presentación sonada.

Ahora bien, por otro lado habría que tener en cuenta las consecuencias de este tipo de actos en la sociedad. Este tipo de imágenes en situaciones mediáticas no es sino un ejemplo mas de cómo los medios de comunicación y con mas énfasis, televisión e Internet, nos están robando la sensibilidad a la hora de ver imágenes tan chocantes como una modelo ensangrentada en la pasarela. La cuestión es que hacer este tipo de actos cotidianos supone que estemos ‘curados de espantos’ y que pasemos a un juego en el que todo vale y nada esta mal visto. El problema es que si empezamos viendo como normal estas situaciones que son imágenes reales pero creadas bajo el tupido velo del arte, acabaremos viendo también como ‘buenas’ o aceptables otras como niños ensangrentados en una guerra o una victima de la violencia de género. Seria ahí cuando se generaría el problema, cuando la gente comience a no distinguir entre lo que está bien por ser irreal y lo que no es concebible bajo ningún concepto.

Acabaré mi aportación dando mi opinión a porque nos llama tanto la atención lo prohibido, lo ‘malo’, lo que está mal visto. El ser humano es por definición y por circunstancias un ente libre, con derecho y posibilidades para hacer mas o menos todo lo que se le antoje. Pero esto no es una norma abierta puesto que nuestro sistema de organización en sociedades rige algunas normas que nos coartan en cierta medida. El hombre, todos nosotros en general, siguiendo nuestro instinto de libertad tendemos a fijarnos más en aquello que se nos dice que no debemos hacer, que no podemos tener, o que deberíamos no tocar. Al caso viene como ejemplo la modelo de Marinni; una chica ensangrentada muestra signos de violencia, igual que las novelas góticas nos hablan de noches oscuras, fantasmas y muerte…todo esto, por duro que sea reconocerlo revive nuestro instinto mas animal. No debemos olvidar que somos animales aunque digan por ahí que algo mas inteligentes…sirva esto ultimo para dar una posible explicación a porque nos atraen siempre los ‘malotes’ en un primitivo instinto animal de supervivencia, cabria entender que preferimos estar con ‘el malo’ que en contra de el. Estar con el chico duro digamos que nos da cierta seguridad, optimismo, tranquilidad quizás.

Anónimo dijo...

En mi opinión, esta foto para mi no es arte ni nada que se le parezca, es un insulto a la sensibilidad Pienso que no se es más "progresista", porque se transgredan las normas de la ética y de la estetica, más bien es ser soez y desagradable. Me repugna esa foto. Abunda aún más en la herida abierta en nuestra sociedad de la violencia doméstica. Francisco Gracia

nany dijo...

No se si lo recordareis, pero hace un tiempo, otro diseñador David Delfín, hizo también un desfile un tanto polémico.
Para quien no lo recuerde llevó a modelos con la cara tapada y alguna con sogas al cuello, en su día eso también causó conmoción en la sociedad.

Yo voy a cambiar un poco la temática de los comentarios no creo que esto tenga que ir ligado al 100% con la violencia de género. Hoy en día existe una moda, por llamarlo así, de vampirismo... donde series como "True Blood" o libros y películas como "Crepúsculo".
Esta diseñadora, va buscando la polémica, el salir en los medios, y esto es una forma fácil.
Es denigrante que la chica salga llena de sangre, pero no que salga con el pecho descubierto....
Desde mi punto de vista eso también es denigrante, pero estamos tan acostumbrados a verlo que se nos pasa por alto...
Encarni.

Sergio dijo...

Imaginemos un hipotético mundo helenístico, de hombres eruditos pero sencillos, imaginemos que en este lugar nace una filosofía de estos mismos hombres, una manera de ver el mundo, un pensamiento occidental. Supongamos que para ellos, lo bello es matar un carnero y beber su sangre mientras debaten en un senado democrático civil la apertura de un museo de esculturas. Estan serán amorfas, negras, mutantes, escabrosas. La sala vitorea, discute... la decisión está tomada... Esas serán las obras de arte más hermosas jamás creadas.
Pasarán, hipoteticamente, más de dos mil años y en una sala de moda surge a la pasarela una mujer delgada de rasgos finos, labios rojos, tez pálida y ojos verdes, su diseñador tiembla temeroso tras las cortinas. Los asistentes palidecen, los cámaras bombardean fotos, algunas chicas del público se tapan la cara, otros vomitan y abandonan la sala. El escándalo está servido.

Como todo esto es para filosofía no me queda otra que preguntar por las preguntas que ya empezaron a hacerse los griegos, tanto los reales como los hipotéticos. ¿Hay algo intrínsicamente bello... hay algo bello más allá de toda opinión? Estemos de acuerdo o no, el origen de la filosofía creo escuela, llanamente dicho. Generó un patrón, un paradigma, un modelo de pensamiento que arrastramos para bien o para mal y que embellecemos, envilecemos, modificamos, torcemos, remiramos, representamos y nos convencemos. Este inicio comenzó un sentido en los valores, un sentido que no tiene por que ser el correcto. Invertir los valores sólo quiere decir darle la vuelta, nada nos dice de la finalidad del camino y mucho menos si ese final es el último, el eterno, el necesario o tan siquiera si existe. Giramos y giramos la ruleta de los valores pero no encontramos un rumbo. En el mundo hipotético las agujas señalaban el sur, donde nos vemos ahora en el mundo real. En el mundo clásico real los sentido se invierten pero sin decirnos nada, llegaremos al fin de la historia como vitorean algunos depravados pero no veremos el final del camino. La brújula siempre puede volver a girar y girar, cambiando el sentido y no importará donde acabe, el final de cada camino elegido es insignificante, absurdo, lo que importa es que haya un sentido y nuestra única responsabilidad es decidir nuestro sentido con solidaridad y compromiso con nosotros mismos y con los demás. O todo lo contrario.

maricarmen llorente dijo...

Respecto a éste tema me viene a la mente el primer crítico inglés que se planteó el problema de lo horrible dentro de la literatura.Éste fue Addison en su obra taste and pleasures of the imagination. Yo retomaré su planteamiento dando mi opinión también. Evidentemente lo gore es una tendencia del arte que ha tenido bastante éxito hasta nuestros días, y probablemente lo segurá teniendo. El efecto que ésto produce en el ser humano en mi opinión es algo así com la "katarsis" de la que habló Aristotles. El ser humano después de experimentar el miedo por ejemplo, tiende a sentirse más libre, mejor. Varios estudios psicológicos así lo han demostrado, y éste es problablemente el motivo por el que el ser humano disfruta con lo ageno a la realidad material para él.
En cuanto a la foto de la modelo, pienso que se ha jugado bastante con los temas más mediáticos de la actualidad, no sólo para denunciar la violencia de la que somos testigos en nuestros dias, sino también para llamar la atención sobre un desfile que al fin y al cabo no es más que una puesta al público de una colección de moda que pretende como tal llamar la atención sobre el mayor público posible.Hoy día hay bastante repulsión por la violencia de género y es por eso que una imagen así impacta, hace tan solo unos años la mujer era para la gran majoría un objeto y una imagen así no sería motivo ni siquiera de debate por duro que sea pensarlo.
Me parece bien que se pongan de manifiesto ciertos problemas de la socieadad pero tal vez no sea ésta la mejor manera de hacerlo ni tal vez la más eficaz.

Rocío dijo...

Aunque no es el tema principal por el que está planteada la entrada (ya lo comentaré con más tiempo), os pregunto lo primero que pienso cuando aparecen este tipo de noticias: Valeria Marini puede considerarse diseñadora de moda????A mí no me lo parece y os explico el porqué…dudo mucho que alguien se vaya a comprar esa camisa o cualquier otra prenda de las que muestran en la pasarela como avance de la próxima temporada de ropa. Si alguien de ese mundo lo compra es porque desde luego quiere alcanzar el mismo protagonismo que la diseñadora. En principio la función principal de los desfiles es: mostrar la ropa “que se va a llevar” (o que ellos y ellas pretenden que nos pongamos) pero es obvio que ha habido una degeneración clara en el uso de la pasarela derivando hacia la creación de PERFORMANCES, definidas como:

“Acciones artísticas en las que el creador entabla su relación con el espectador en vivo y en directo sin que sea determinante un papel más o menos activo de quien contempla la puesta en escena. Cualquier asunto y cualquier lugar son válidos en la Performance y tampoco su duración es un factor significativo”.

Como comprenderéis también incluyo en mis dudas acerca de su profesión a otro diseñador que ya habéis nombrado, David Delfín. Os reconozco que solo me suena el nombre por el tremendo escándalo que protagonizó con su desfile, aunque esto puede deberse a que yo no tenga interés en la alta costura o también porque solo consiguió salir en los medios por taparle la cara a sus modelos; es decir, por sobresalir. Ahí es donde yo quiero llegar: estos diseñadores saben que su misión es provocar, destacar y llamar la atención de cualquier modo. Las cualidades estéticas y la utilidad en la composición de la ropa no son esenciales a esta escala; lo que interesa realmente es, que mueva dinero, que dé muchas portadas de revista o periódico, minutos de televisión o incluso descargas de sus vídeos por Internet. Así el año que viene habrá creado una expectación acerca de su nueva colección y en torno a su persona, que de ningún modo hubiera motivado si sale a la pasarela una chica vestida con camiseta blanca (normal y corriente) y vaqueros con deportivas. Eso no vende a nadie, sin embargo, el problema llega si para destacar, para vender, se confunden los valores que algunos comentábais.

En la sociedad de la comunicación y la tecnología domina la idea del cambio: todo se vende y todo se consume y en este caso lo importante no son precisamente las prendas…sino CÓMO lo presentan. Dentro de ese “cómo” se incluye: personalidades que van a asistir, medios de comunicación a los que se concede entrevistas, chicos y chicas modelos (y como en todo dentro de estos también hay diferencias), música, lugar en el que se ambiente…. El caché de la diseñadora subirá sin duda mientras más sensación e impacto cause en el público. La función de estas personas es crear morbo y distinguirse del resto de diseñadores…según ellos, supongo,para marcar tendencias y vender ropa ya está el imperio y el marketing de Amancio Ortega!!

Rocío García

Anónimo dijo...

"Ahora parece que si quieres ser autor, debes ser sádico"
Esto es lo que dijo en una entrevista a El País el ganador del Oso de Plata en Berlín y premio Horizontes Latinos en San Sebastián, Adrián Biniez.

http://www.elpais.com/articulo/
cultura/Ahora/parece/quieres/ser/
autor/debes/ser/sadico/elpepucul/
20091002elpepucul_3/Tes

Su entrevista deja ver que
Lo sádico es una moda, tal y como habéis mencionado aquí.
Además pone de manifiesto la orientación que están tomando determinados festivales de cine respecto a ese tema.
Los festivales de cine y los desfiles de moda son los indicadores de las tendencias sociales.Siendo esto así, la conclusión es que vivimos en la más sádica de las sociedades.
Violencia a la carta, señoras y señores.

Cristina.

Gloria Graciano Muñoz dijo...

Desde mi punto de vista, la presencia de una modelo en una pasarela cubierta de sangre es totalmente desagradable. Me ha recordado a una imagen que vi en televisión hace unos años, que consistía en varias modelos desfilando con una soga al cuello (no he conseguido encontrar ninguna foto para ilustrar mi argumento). Esta claro que los diseñadores tienen que innovar y sacar colecciones que destaquen en el mundo de la moda. Los diseños que se presentan cada vez son más extraños, extravagantes y polémicos, pero ¿dónde esta el límite? Puede que llegue un momento en el que veamos todo este tipo de apariciones como algo normal, y eso es algo que me preocupa bastante.

Por otro lado estoy totalmente de acuerdo con Yolanda. Es muy cierto eso de que todos tenemos cierta debilidad por lo morboso. Basta que se nos prohíba algo o que sepamos que alguna cosa es mala, para que levante nuestra curiosidad aun más. Por eso, parece ser que este desfile ha levantado tanta polémica. Como dice Nuria, si lo que quería la diseñadora (aunque no sepamos su opinión) era llamar la atención y que todo el mundo viese sus creaciones, sin duda, lo ha conseguido con creces. Podríamos decir en este caso que el “marketing” de sus diseños ha tenido un éxito absoluto.

Gloria Graciano

Anónimo dijo...

Inconscientemente le estamos dando una valoración negativa a esta imagen; por eso, parémonos a pensar. Relacionamos la sangre irremediablemente a la muerte, sin embargo ésta también es vida. Cromopsicológicamente la sangre es pasión, color, vida…
La sangre está presente(o lo puede estar) en las dos etapas decisivas de la vida de una persona: el nacimiento y la muerte.
Puede ser que esta diseñadora haya roto o más bien haya sobrepasado las barreras estéticas admitidas por "nuestra cultura occidental", cultura o mejor dicho sociedad que se horroriza al ver a una modelo con el pecho descubierto por el que corren unas gotas de sangre y que en cambio no se impresiona o mejor dicho no reacciona al ver a miles de personas muriendo de hambre o la lapidación de mujeres inocentes o los incendios intencionados en miles de bosques o el maltrato de animales o miles de cosas más; pero, dejando esta vena reivindicativa que se aleja del tema a tratar debemos hacer hincapié en una cuestión: ¿Quién pone las normas, quién decide qué es lo bello, lo hiriente y qué es lo que debemos aceptar o rechazar como tal? Quizá seamos demasiado sensibles.

Puede ser que Marini con ese gesto haya querido darle a su colección un aire más vital, llenarla de vida puesto que, ¿hay algo más vivo que la sangre?, pero claro, para esto habrá tenido que mirar con otros ojos y pensar de otro modo (por supuesto no a la manera occidental) todo esto sin tener en cuenta que por mucho valor trascendental o fuera de lo material que le estuviera dando a su invención también, como buena profesional del mundo de la estética y las artes está consiguiendo que sus modelos causen ese impacto mediático y que estén si bien no en boca de todos, en la de bastante gente del mundo de la moda.

Marijose C.G.

Rafael Cejudo Córdoba dijo...

Esta primera entrada del curso ha sido, y está siendo, un éxito. Creo que hay varias ideas interesantes, alguna provocadora, y otras comunes. Me he impuesto no participar en los debates del blog para no coartar a nadie ni dar a entender ningún favoritismo. Pero a veces me salto esta norma (aunque no creo que sea por morbo). Me alegra mucho que alumnos de otros años sigan participando, y eso tenía que decirlo. Y sólo otra cuestión de entre las que se me ocurren: evitemos la falacia circular, o sea: "el desfile es intencionadamente morboso para conseguir notoriedad", y "¿Por qué consigue notoriedad? Pues porque es morboso". Pienso que esto no evita preguntarnos sobre la atracción que muchos decís sentir justamente por esa representación de lo morboso y de lo cruel. Algunas razones habéis dado, pero creo que algunas de ellas caen en una cierta confusión. Defender que, llevados por oscuros instintos animales, preferimos la persona brutal y cruel implica entender que "bueno" tiene que significar siempre 'dócil', 'apacible', 'disciplinado'. Pero no tiene que ser así, y de hecho ni ha sido ni es así en muchas culturas. En las sociedades guerreras y aristocráticas la bondad va asociada a la fuerza, el carácter indómito, la espontaneidad y la competitividad. Pero esto es una cosa, y el disfrute estético con la perversidad, o la identificación subrepticia de crueldad e insensibilidad con bondad, es otra cosa bastante distinta.

Bárbara Artetxe dijo...

Me parece curioso el hecho de que todos en sus comentarios habéis relacionado esta imagen con la idea de una mujer que ha sido violentada o agredida y donde se apreciaría además ensañamiento. Me parece curioso porque yo, al ver la imagen ahora por vez primera, me ha venido súbito la idea de una Cronos femenina devorando a sus hijos (o a sus enemigos, cualesquiera que sean). No hay nada en la imagen que nos indique si la mujer representada es la víctima o la victimaria.
Ahora la cuestión sería: por qué invariablemente todos habéis interpretado la imagen como la representación de una mujer agredida?
(Seguramente, yo también la habría interpretado en el mismo sentido vista la imagen en otra ocasión)

Santiago dijo...

Esta fotografía es un fiel reflejo de lo que vivimos día a día, sí y no me refiero a violencia de género o a especulaciones morales de lo que supone la sangre en el cuerpo de una mujer o cualquier otro tipo visión extraordinariamente rebuscada. No. Esto responde únicamente a la ambición de un empresario por conseguir que su producto destaque sobre el resto. La misión de un empresario en vender y si para ello tiene que utilizar sangre no dudará en usarla, ya sea sobre el cuerpo de una mujer o sobre lo que haga falta. Como se dijo en la película “El Padrino”, “...no es personal, sólo negocio”. Así es. El empresario no desea abrir ningún debate moral de ningún tipo, eso no le importa nada, no quiere denunciar nada, lo único que quiere es causar el impacto necesario en el potenciar comprador para que no se olvide de su producto y sí de los demás. Eso es la foto... sangre... la misma que hay que derramar en el salvaje mundo empresarial.
Santiago S.A.

ana dijo...

No me parece que la foto de la modelo de Valeria Marinni sea la adecuada para la presentacion de nuevas tendencias en la moda. Estoy de acuerdo en que es una manera de llamar la atención y que por supuesto, lo ha conseguido. Pero no creo que cuando la gente vea el desfile se fije en algo queno sea la sangre o en el caso que Gloria expone, la soga que la modelo lleva al cuello. Me parece que el principal objetivo de un desfile de moda es intentar que la gente se fije en los diseños propuestos por los diseñadores, y es esto lo que deberían resaltar bajo mi punto de vista.
Estoy de acuerdo en que la sociedad le llama más la atención que lo malvado sea bello, pero es cierto de que es algo pelogroso en cuando al campo educativo nos referimos. Un ejemplo muy claro es que a la mayoría de las adolescentes, cuanto más chulos sean los chicos mas les gustan. E incluso en clase, les llaman más la atención los chicos que se comportan mal que aquellos que estudian y tienen buen comportamiento.
Ana Herrero