miércoles, 23 de diciembre de 2009

CENTÉSIMA ENTRADA: EL CEREBRO Y SU GENIO MALIGNO

Hace ya un par años comencé este blog con la simple intención de que fuera una tablón de anuncios virtual. Poco a poco se ha convertido en una herramienta muy gratificante. Con ella trato de huir del "didactismo" y, en la medida de mis posibilidades, de combinar los placeres de la reflexión y el diálogo escrito. Así que no escondo una pizca de sentimentalismo: ésta es la entrada número cien. Al dios de las coincidencias debo que consista en una novedad: primera entrada filmada. Rosa Colmenarejo ha realizado un estupendo vídeo donde explica el argumento de Putnam sobre los "cerebros en una cubeta" (o sea, "probeta").

Recordaréis que en la Filmoteca de Andalucía os propuse la película "Abre los ojos", en la que Amenábar juega con el tópico barroco de la vida como sueño. Hace ya muchas entradas propuse sobre el mismo tema, tan cartesiano y chocante, una secuencia de la película Matrix (http://www.youtube.com/watch?v=8s_H55kOb8I). Ahora Rosa nos cuenta la solución de Putnam. Si la sigues con atención, comprenderás por qué esto no es un sueño, y por qué Descartes cae en las garras del genio maligno. Y más cosas...
(Si no ves bien aquí el vídeo, pincha: http://www.youtube.com/watch?v=GblAxnVRLrM)




17 comentarios:

yolanda dijo...

Genial el vídeo de Rosa. Esta explicación es un símil de la explicación que Morfeo da en fragmento de la película de lo qué es Matrix, lo real y lo no real y qué sucede con el ser humano.
Rosa nos plantea una pregunta al final del vídeo: ¿Demuestra con esto Putman que Dios no existe?
Si, como se afirma en una premisa, es imposible referirnos a cierto tipo de cosas sin haber tenido relación causal con ellas, sería imposible que dios existiría puesto que no hay relación causal con él.

Ars Operandi dijo...

Hola Rafael, muchas gracias por el enlace. Permiteme un truquillo de bloguero. Para que no se te salga el video de Youtube de la columna, junto a "insertar" hay un iconito en forma de "sol" o "timón" (personalizar); le das a medidas 640x385, copias el código y pegas, se te queda justito en la columna. Saludo a Rosa de paso :-)

J A

Rosa Colmenarejo dijo...

Gracias, José.
Un poema ad hoc:

El hombre imaginario
vive en una mansión imaginaria
rodeada de árboles imaginarios
a la orilla de un río imaginario.
De los muros que son imaginarios
penden antiguos cuadros imaginarios
irreparables grietas imaginarias
que representan hechos imaginarios
ocurridos en mundos imaginarios
en lugares y tiempos imaginarios.

Todas las tardes imaginarias
sube las escaleras imaginarias
y se asoma al balcón imaginario
a mirar el paisaje imaginario
que consiste en un valle imaginario
circundado de cerros imaginarios.

Sombras imaginarias
vienen por el camino imaginario
entonando canciones imaginarias
a la muerte del sol imaginario.

Y en las noches de luna imaginaria
sueña con la mujer imaginaria
que le brindó su amor imaginario
vuelve a sentir ese mismo dolor
ese mismo placer imaginario
y vuelve a palpitar
el corazón del hombre imaginario.

Nicanor Parra

Rafael Cejudo Córdoba dijo...

Hola José (y Rosa)

he seguido tu consejo pero... algo no debo hacer bien ¡ahora no puedo colgar el vídeo! ¿Cuál es el procedimiento para hacerlo por favor? Yo copio el código y lo pego al final del texto que he redactado en la entrada, pero no funciona.

Saludos

Bárbara Artetxe dijo...

Al fin he podido ver el video! Quizá es que tenía algún problema con la conexión pero se me cortaba a cada palabra. Bueno, qué decir, el trabajo es estupendo,Rosa, qué bien se te dan estas cosas. El planteo de Putnam es potente y sugeridor. De todos modos, ahora mismo no puedo decir nada más. Estoy hasta las manos con tanto examen por hacer. A lo largo de este fin de semana espero poder pararme con un poco de calma como para hacer algún comentario.
Saludos a todos los compañeros/as, a ti, Rosa y a Rafael Cejudo. Y feliz año a todos!

ana dijo...

Según el mismo Putman afirma, "es imposible referirnos a cierto tipo de cosas sin haber tenido relación causal con ellas". Creo que con esta afirmación deja claro la inexistencia de Dios. Nadie puede hacer referencia a Dios porque no sabe si existe o no. ¿Acaso alguno de nosotros ha tenido una relación física con él?¿O lo ha percibido con sus sentidos? Si no es así, no creo que debamos referirnos a él puesto que no sabemos si existe o no.
Ana Herrero

Mª Carmen Llorente dijo...

con esto Putman claramente se refiere a Dios como una entidad inexistente en cuanto que los seresd humanos no podemos tener interacción causal con dicha entidad, al igual que unos cerebros en una cubeta no podrían tener la certeza de la existencia de ese super ordenador. Por lo tanto, sería imposible según la teoría de Putman que Dios existiese.
Además de esto he de comentar que me parece un gran trabajo el realizado por Rosa.

nuria ruiz dijo...

Bueno ante todo decir que tube ocasion de ver este video por primera vez en navidades y que me pareció un trabajo excelente. Segun está planteado aqui la teoria de Putman es perfecta para la demostración de la inexistencia de Dios. La razón es que los serse humanos estamos como 'atrapados' en un mundo para el que se utiliza la metáfora de cubeta desde el cual no es posible saber que hay mas allá de esa cubeta. Igual no he entendido bien la cuestion pero esto quizás solo pruebe que no podemos ser conscientes de la existencia de un ser superior pero que no podamos ser conscientes no significa que no pueda exisitr, no? nose, igual alguno de los bloggeros puede solucionarme la duda

nuria ruiz dijo...

me gustaria traer al caso otra teoria, sobre todo porque creo que tiene relacion con esta y pudiear ser interesante si alguno de vosotros no la conociese. Me quiero referir a san anselmo de canterbury y su teoria ontologica( como lo llamó kant)sobre la existencia de Dios. Esta ha sido una de las que ha creado mas polémica a lo largo de la historia de la filosofia. Es algo asi: Dios es algo tan grande que nadie puede pensarlo, es un concepto de tal magnitud que no pudiera nunca haber salido de la cabeza de ningun hombre. Con lo cual, si todo lo que pensamos es ideas (por definicion) y Dios es algo mas que eso, debe de existir no solo en nuestra mente sino tambien tener una realidad extramental. La cuestion es, que si existe, será ' mas perfecto' y esa es la gran cualidad dvina' la perfección. Sin embargo, si mal no recuerdo esta teoria tenia dos puntos donde flaqueaba segun Rafael nos comentó en clase. Pero como idea, no deja de ser interesante quizas sea puro juego con el lexico pero para su tiempo consiguio bastante apoyo,

nuria ruiz dijo...

una ultima cosa! como he visto que una de las compañeras ha mencionado la película de matrix, os dejo aqui un link con comentario de la trilogia y su relacion con diferentes teorías filosoficas que creo que puede ser interesantes. uno de ellos es putnam. los principales focos de atencion son el problema de lo real y el problema de la libertad. http://www.telecable.es/personales/filomatrix/lafilosofiaymatrix.html

nuria dijo...

http://www.telecable.es/personales/filomatrix/lafilosofiaymatrix.html

Inés dijo...

Hola a todos,

En primer lugar me gustaría felicitar a Rosa, ha sido una magnífica exposición acerca de la teoría de Hilary Putnam sobre "cerebros en una cubeta". Asimismo, yo también he visto tanto "Matrix" como "Abre los ojos", esta última nos la puso el profesor de Filosofía en 2º de Carrera y debo recomendarosla a todo aquel que no las hayan visto, son realmente buenas y ante todo, son películas cuya trama no te deja indiferente, al contrario que suele ocurrir con las que normalmente se estrenan en los cines.

Sobre la pregunta que Rosa nos plantea: ¿Demuestra con esto Putman que Dios existe? Estoy de acuerdo con mis compañeras, ya que no poseemos una verdadera representación de la existencia Dios, es decir, no hemos mantenido una relación causal con él, no tenemos ninguna prueba de ello. Sólo poseemos una idea, una imagen mental de Dios, de ser perfecto y, como nos decía Rosa en su vídeo, para Putnam, para que consideremos que una idea es una representación, debe tener una intención de quien se refiere de manifestarse. Por consiguiente, ningún objeto, ni en este caso Dios, han mostrado esa intención.

Por ello, la defensa de Descartes de Dios como garante de la realidad deja de tener sentido en en relación a lo expuesto por Putnam, ya que no existe como tal este ser supremo. Seguimos encerrando en nuestra propia conciencia, no sabemos qué es real y qué deja de serlo.

Como resultado de este proceso, la vida se nos convierte en una eterna duda ante todo los que nos rodea, hecho que me hace recordar al posicionamiento de los escépticos, tema que empezamos a dar el lunes pasado. Ya vimos cómo sus primeros seguidores afirmaban que no podríamos alcanzar la propia verdad (hecho que se contradice en sí mismo, puesto que esta afirmación guarda una verdad en sí misma). Por el contrario, en la Modernidad, los escépticos, como Hume, ya empiezan a dudar de absolutamente todo.

alejandro dijo...

Un maestro decía: "Dios existe... ¿cómo no va a 'existir' si ese verbo justamente se inventó para Él?"

O en otras palabras: creer que algo puede 'existir' y apropiarse de esas caracterísitcas tan problemáticas de ese Verbo es ya tener la fe en que Dios propiamente, existe.

Al fin y al cabo, la existencia es un estado al que las cosas han ido entrando poco a poco en a lo largo de la historia. Ya los neoplatónicos veían en el mundo exterior el último y más ruin resiudo de la emanación divina del Uno, mucho más cercano a la nada y el vacío que a la luminosa existencia de Dios.

Cuando digo Dios no me refiero a ningún Dios en particular, ni cristiano ni moro ni nada. Dios es simplemente un concepto onto-teológico: es lo que hace a las cosas ser las que son.

Dios, hoy por hoy, más bien yo diría que es el Dinero.

He aquí un pasaje de la obra de teatro de Agustín García Calvo, Baraja del Rey Don Pedro, a ver si ello se explica mejor que yo. Están en sus aposentos el Rey Don Pedro (DP) y el judío alquimista Samuel Leví (SL):

SL: Ea, ya pasó. Sereno, mi rey:
mirad cómo hoy vos vengo aquí
a traer el Dinero de veras.

DP: ¿Qué? ¿Traes aún dinero? ¿Más?

SL: No 'más', oh rey, no 'más': éste es
el Dinero, todo el dinero.

DP: ¿Cómo puede ser?: si es todo, non
se podrá contar.

SL: Al revés, señor:
es todo porque él
para siempre está contado.
¿Non lo entendéos? Catad: fasta hoy
teníais tal vez dineros, y más
dineros o menos, ejemplos sin fin
de lo mismo, como monedillas
de luz en que el sol
se refleja en el prisma volteador
de los días del año; mas ora, ved:
éste es el Dinero en persona.

DP: ¿Es éste el Sol? El padre -ya sé-
de las doblas y marvedíes;
¿o quizá la madre, el cuño y troquel
que los vaya a todos pariendo?

SL: Comenzáis a entender. O decid más bien
que es como Yhavé llamado Elohim,
que tiene a bien manifestar
como muchos a ojos de muchos,
pero Él uno es y solo Él.
Las onzas y escudos de aqueste rey
o de aquél, dinero se llaman porque él
su nombre les da;
pero él es él mismo su nombre.

DP: Mas entonces no se podrá tomar
en mano y asir.

SL: Probadlo a ver.
Tomad. Alzad la diestra.-Así.

[LE HA PUESTO A DP. LA GRAN MONEDA EN LA MANO Y LE HACE ALZARLA JUNTO A SU CARA]

DP: Tiene mi perfil grabado: es
cuño de mi ley.

SL: De cuál de los dos
sea espejo de cuál, más vale quizá
no entrar en quistión. Mas, a la verdad,
dura más que vos: él dura hasta el fin
de los tiempos.

DP: Él, ¿no envejece jamás?

SL: Ni envejece ni muere: él es el que es.
Si no os enojáis, mi rey, vos diré;
de que hayan los reyes pasado
él será el Rey.

DP: ¿Él, rey, que no yo?
Ah, artero Simuel, me quieres meter
en celos.

SL: ¿Qué?: ¿en celos del Sol?
Mas non ha lugar, mi señor: pues bien
fácil es, si vos lo queredes así,
trocarvos por él.

DP: ¿Trocarme por él?

SL: Pues claro, mi rey: justamente él es
de todo trocar: todo se hace él:
¿por qué no vos?

DP: ¿Cómo puede ser?

SL: TEnedlo alzado a la alutra y par
de vuestra real, si no vera, faz.-
Agora dejadlo así deslizar
delante.

[LE OPRIME LA GRAN MONEDA CONTRA LA CARA.]

DP: ¿Qué feis, Simuel el Leví?
Me vais a esconder: me queréis quitar
de mi ser.

SL: Al revés, que seáis el que sois.
Venid. Por mejor ajustar su faz
a la vuestra, tornad a tenderos ahí.

[LO EMPUJA HASTA HACERLE CAER EN LA CAMA, GIMIENDO Y PERDIENDO LA CORNA]

DP: ¡Pïedad! Me ahogáis. ¡El aire, la voz!
¡Mi corona!: me rueda por tierra.

SL: Ya non habréis
gran falta, mi rey, de corona.

alejandro dijo...

Y aunque parezca un requiebro innecesario, lo cierto es que tiene que ver con el experimento: esto es, con la certeza de que las cosas, fuera de uno, existen.

El error generalizado tanto del razonamiento de Matrix, de Platón y por supuesto de Putman, es que lo que está fuera de la aparente 'realidad' que vemos seguirá siendo Realidad. O mejor dicho, que se niega la Realidad exterior para afirmar una realidad más real: la Realidad que estuviera fuera de la cubeta.

Estoy convencido de que la Realidad no es todo lo que hay, y no por ello se tiene que estar a la permanente espera de vislumbrar ninguna verdad que se encuentre detrás de las apariencias. Simplemente que estoy seguro de que las cosas, constantemente, están mintiendo (están emitiendo esos mensajes que recibimos) pero que no pueden ser Verdad, no pueden enmarcarse en tal categoría. Están ahí las cosas y nadie puede negarlo... pero de ahí a que las pobres sean las que son, que tengan precio en el mundo y se les pueda trocar unas por otras y que así vengan a tener existencia entre los almacenes -IKEA, por ejemplo, sería acaso la segunda hipóstasis plotiniana en donde los ideales de Dios vienen a tomar forma y a representarse a las almas mortales- y a ser más de las cosas.

Prafraseando al buen Mairena: "La fe no es creer sin ver o creer en lo que no se ve. Tener fe es creer que se ve."

(Por cierto, gracias Inés por invitarme a pasar a saludar por aquí).

Un saludo a todos!

傷害 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Por fin he podido ver el video de Rosa, entre los examenes y que antes no se podia ver lo he visto un poco tarde. La exposición es genial, muy clara y contundente. Nos queda claro tras esta exposición que Putman con estos argumentos derriba la teoría de Descartes de la demostración de Dios.
Gracias Rosa por tu trabajo

Gregorio

Rosa Colmenarejo dijo...

¡Gracias a vosotros/as por escucharme!