miércoles, 7 de noviembre de 2012

¿POR QUÉ VOTAMOS COMO VOTAMOS?

 
 
Los norteamericanos acaban de votar mayoritariamente, de nuevo, a Barack Obama como presidente del mundo. ¿Qué influye más en que se vote a un candidato u otro: el partido, como la haya hecho, las expectativas que genere, la raza, su familia, su voz...? ¿hasta qué punto no somos racionales cuando votamos? ¿Estáis de acuerdo con esta cita del Premio Nobel de economía de 1991 R. Coase?

I have often wondered why economists, with these absurd
ities all around them, so easily adopt the view that men
act rationally. This may be because they study an eco
nomic system in which the discipline of the market en
sures that, in a business setting, decisions are more or less
rational. The employee of a corporation who buys some
thing for $10 and sells it for $8 is not likely to do so for
long. Someone who, in a family setting, does much the
same thing, may make his wife and children miserable
throughout his life. A politician who wastes his country's
resources on a grand scale may have a successful
career.
Ronald Coase, “Comment on Thomas W. Hazlett”

16 comentarios:

Anónimo dijo...

Bajo mi punto de vista, la persona a la hora de votar se basa no sólo en las expectativas que marca el futuro gobernante, sino también en los rasgos comunes que tiene esa persona, el aspecto, la forma de hablar, su carrera profesional, cómo actúa, etc., porque creo que se rigen por si les cae bien o no. Vemos obvio el no votar a una persona que no nos agrada, pero en realidad, habría que apartar eso de nuestra mente y fijarnos en lo realmente importante, y es que esa persona puede ser un futuro presidente, y su actuación puede ser muy buena para el país, dejando a un lado el que no nos caiga simpático.

Con estas palabras quiero decir que la gente, mayoritariamente, no es racional a la hora de tomar una decisión tan importante, como es la de votar a la persona que nos va a representar. Hasta tal punto, que no van a votar, con la excusa de: "Estoy indignado con la labor que se hace en este país y no voy a perder mi tiempo para ir a votar a alguien, cuando no estoy de acuerdo con ninguno".
A estas personas yo les diría: Señor, Sra., vaya a votar, hágalo nulo, pero vote, haga saber que no está de acuerdo con los partidos políticos, o los políticos en general, luche por su futuro y el de los suyos, hágase notar, no se quede en casa quejándose si ni siquiera lo ha intentado. Si todos hacemos lo mismo no lo conseguiremos, es difícil, muy difícil, pero no imposible.

Racional es un adjetivo, que creo, no califica a la mayoría de personas que votan en España.

Ana Sánchez

MARIA DOLORES CABALLERO dijo...

En mi opinión mucha gente vota a un partido u otro, sin tener ni idea de sus ideales ni de los intereses que defienden cada uno. Yo, personalmente, he escuchado a mucha gente decir " voto por votar, lo echo a suerte, porque me da igual uno que otro". Es indignante que hoy en dia haya que escuchar esta frase, sabiendo que la situación actual esta tan desastrosa y nuestro futuro en juego.
El resto de personas en cambio, votamos teniendo en cuenta las expectativas del futuro gobernante, y pensando en que va a ser lo mejor para nosotros, sin tener en cuenta ni aspecto, ni voz...

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo en lo que ha dicho Ana y no voy a ser repetitiva. Sólo remarcar lo que ha dicho en cuanto a que no deberíamos pensar si la persona que nos va a representar nos cae bien o mal, si es guapa o fea, alta o baja, si no que lo realmente importante y en lo deberíamos fijarnos en lo que esa persona junto con su partido puede ofrecer al país para mejorar porque cuando votamos a un partido le estamos dando el derecho a que en un futuro elija por nosotros y deberíamos votar a aquella persona que sepamos que va a elegir por el bien de la mayoría.
También estoy de acuerdo con María Dolores, ya que mucha gente vota sin saber a quien está votando, pero aunque en mi opinión eso no esté bien, están en su derecho.
Además estoy de acuerdo en el punto donde Ana dice que hay que votar, aunque sea en nulo, porque de esta forma, esa gente está manifestando que no le gusta o no les convence ninguno de los partidos que se presentan y creo que el votar es un derecho que todos debemos ejercer.

María Henar

MªCarmen Segovia Crespo dijo...

Desde mi punto de vista, considero que cada persona tiene una serie de criterios diferentes a la hora de votar tales como la formación académica de la persona, los ideales del núcleo familiar, también depende de la región o localidad que pertenezca, de lo que el político en cuestión represente y la formación del mismo, lo que el partido represente hacia la persona y los propios ideales del votante, así como la trayectoria a nivel político.

Realmente no somos lo suficientemente racionales a la hora de votar porque tampoco hay un partido que represente nuestra ideología ya que solamente hay para elegir blanco o negro, ningún partido llega a representar al cien por cien nuestras ideologías.

Estoy de acuerdo con la cita porque un presidente de un país puede gastar más de lo que el país genera y esto crear una imagen positiva del mismo aunque al final este malgasto de dinero posiblemente salga a relucir después de que el presidente ya no esté gobernando.

Patricia Durán Carmona dijo...

Desde mi punto de vista, pienso que hoy en día la gente "vota por votar", y sí, es así, votan guiándose por esa persona personalmente y no profesionalmente, es decir, según sea más o menos simpático, y esto, actualmente, tal y como está la situación en nuestro país, es horroroso, ya que no somos conscientes de los problemas a los que esto puede conllevar en un futuro. A la hora de votar, deberíamos tener las ideas muy claras con respecto a la persona que estamos votando.
He oído a gente decir que votan porque todo el mundo lo hace y no porque realmente piensen que es una decisión muy importante y que el futuro puede estar en sus manos, y esto es, porque muchos de ellos también piensan que por un voto más, no se va a solucionar nada, pero si todos nos ponemos a decir eso, entonces no llegamos a ningún sitio.
Pienso que en España, las personas no votan de forma racional, no hacen uso de su razón al votar.

Patricia Durán Carmona

Anónimo dijo...

En principio, nuestros intereses a la hora de votar dependen de la persona en particular. Normalmente solemos decantarnos por aquel que más resuelva nuestros intereses, pero ¿sólo eso?. No, está claro que junto con eso buscamos a alguien que sea cercano a nosotros, que nos caiga bien o sea atractivo.
Esto puede ser un gran dilema, ya que a veces no nos damos cuenta que estamos eligiendo a las personas que nos van a representar y poner reglas, estando la ciudadanía bajo su poder y decidiendo cual va a ser el futuro de nuestro país.
Normalmente cuando votamos, solemos pensar en nosotros mismos decidiendo que es lo que más beneficia a cada uno, pero dejando a un lado nuestros gustos y preferencias, pienso que sería necesario pensar en todos ya que somos una comunidad, pues el voto afecta a un conjunto no a un individuo en particular.
En el caso de la elección de Obama como representante, quizás haya sido elegido porque tiene una ligera idea de como salir de la crisis en que se encuentra su país, pero pienso que el papel que ha tenido su mujer pareciendo en programas de televisión y la imagen que tiene la familia Obama, han ayudado a que numerosas personas depositen sus votos en las urnas destinadas para la presidencia de Obama. Con esto no quiero decir que él sea un mal político, pero quiero hacer ver que los políticos perfectamente saben cómo juegan sus papeletas y cómo ganarse a la población, con prometer algo y tener una actitud gentil, la mayoría de las veces es suficiente.
Otra cuestión sería también el contraste entre las personas que se presentes, pero la mayoría de las veces preferimos seguir teniendo a un presidente que no cumple al 100% lo que dice, pero con el que nos quedamos por ser ya conocido vaya a ser que el nuevo sea aún peor.

Por tanto, pienso que se debería tener un poco más de cabeza a la hora de votar, y no guiarse por una bonita sonrisa o por alguien que te guiña un ojo, ya que si sólo nos fijamos en eso cualquier político que sea amable contigo puede gobernar, pero tu país seguirá estando en el estado en que se encontraba anteriormente.

Miriam Ruz Agudo

Anónimo dijo...

Aquí tenéis mi pequena contribución a este debate sobre las decisiones electorales. El jueves en clase discutamos la opinión 'anárquica' que votar es afectar un consentimiento. Con respecto a esta idea quiero llamar la atención a un pensador francés (y no anglosajón): Claude Lévi-Strauss. En el capítulo "Lección de escritura" de su obra "Tristes Trópicos" desarrolla una teoría muy interesante sobre las funciones de la escritura. Su función principal, dice Lévi-Strauss, es sociologica y no intelectual como lo sugere el sentido común. Es decir la escritura en primer lugar permite someter la gente:

"[...] parece favorecer la explotación de los hombres antes que su iluminación. [...] Si mi hipótesis es exacta, hay que admitir que la función primaria de la comunicación escrita es la de facilitar la esclavitud." Y un poco más bajo:"[...] la acción sistemática de los Estados europeos en favor de la instrucción obligatoria, que se desarrolla en el curso del siglo XIX, marcha a la par con la extensión del servicio militar y la proletarización. La lucha contra el analfabetismo se confunde así con el fortalecimiento del control de los ciudadanos por el Poder. Pues es necesario que todos sepan leer para que este último pueda decir: nadie está reputado como ignorante de la ley." (Claude Lévi-Strauss: Tristes Trópicos. [2a edición.] Buenos Aires: Eudeba 1973. pp. 296-7.)

Cabe anadir que para que funciona en nuestras sociedades modernas el consentimiento tacito por el voto es fundamental que la gente no sea analfabeta. Teniendo la idea de Lévi-Strauss en mente se puede decir que nos avasallamos en las elecciones porque votamos por escrito (en lugar de, por ejemplo, una reunión al aire libre con relativamente poca gente y un desarrollo del evento más imprevisible). No necesariamente es mi opinión; querría solamente mostrar una manera de apoyar el argumento 'anárquico' según lo cual votar es mucho más afectar un consentimiento que exprimir su opinión libremente.

David

Francisco López Pérez. dijo...

¡Hola chicos/as! Me gustaría plantear algo:
¿Qué pasa si algunos (que no es mi caso) no quieren vivir en un tipo de sociedad como la que estamos viviendo ahora?
Es como lo que hemos hablado varias veces en clase. A nosotros no nos dan la opción de elegir en ningún momento de nuestras vidas si queremos ser Españoles (aunque hayamos nacido en España), si queremos ser cristianos y estar bautizados(aunque nuestros padres y familia lo estén), o si queremos votar a Rajoy o a Obama. ¿Y qué pasa si esta persona que no va a votar lo hace por que no está de acuerdo con este tipo de democracia entre comillas que estamos viviendo? Nunca le han dado la opción de elegir, y ahora que la tiene ¿quienes somos para decirle que vote o no vote?

Es solo un planteamiento, no es me caso.

Un saludo,
Francisco López Pérez.

carmen julia dijo...

Como casi todos mis compañeros han dicho, a la hora de votar tenemos en cuenta muchos aspectos como su comportamiento en público, forma de expresarse o defenderse de las críticas,acciones... Todo esto no debería formar parte de nuestra decisión pero lo es. El problema en mi opinión está en que realmente no sabemos a quién votar porque no conocemos las ideas que defiende o porque simplemente no nos identificamos con ninguna de las opciones a la hora de votar; por este motivo cuando votamos necesitamos basarnos en algo y nos basamos en cosas sin importancia. Los políticos son conscientes de esto y por ello sacan el máximo partido como por ejemplo cuando organizan mitines en los que hacen uso del humor, ironía etc y captar la simpatía de las personas. Pero además de ser influidos por el comportamiento,imagen, etc de los políticos también estamos muy influenciados por nuestro entorno como la familia, amigos, compañeros de trabajo...

Anónimo dijo...

En mi opinión, esto es algo que depende de cada persona. Creo que cada uno vota basándose en diferentes motivos. En primer lugar, muchas personas votan en función del partido político, independientemente del candidato, porque comparten ideas con el mismo o porque están más de acuerdo con sus ideales. Otros votan dependiendo de si esa persona lo ha hecho bien en la anterior candidatura o si promete ciertas cosas o hay ciertas expectativas que le interesan. Otros simplemente votan al candidato que es más de su agrado. En muchos otros casos, la elección de un partido o tendencia política está influenciada por la familia, que puede llegar a hacer pensar de una manera u otra, aunque esto no siempre es así. Creo que en pocos casos, el voto no está influenciado por nada ni nadie; de hecho, muy pocas personas leen detalladamente los programas electorales en los que se explica las intenciones del candidato o partido político, por lo que considero que la mayoría de las personas no son del todo racionales cuando votan, porque hay muchos factores que influyen en ello. Otros simplemente deciden no votar al no estar de acuerdo con ningún candidato, y eso para mi, si que es un verdadero acto de irracionalidad, ya que creo que aunque no se esté de acuerdo se debe de votar en blanco y ejercer el derecho al voto. Aunque a pesar de todo, si considero que hay personas que votan racionalmente y de acuerdo a sus ideales, principios y creencias.

Cristina Bellido Navas

Francisco López Pérez. dijo...

Habláis del derecho al voto no como un derecho, si no como una obligación. Yo creo que también existe el derecho a no votar, como dije antes en mi anterior comentario.

Marta A. P. dijo...

Estoy completamente de acuerdo con Francisco. La democracia no solo nos concede el derecho a expresarnos a través del voto, sino también a decidir votar o no votar. Yo misma no entiendo demasiado de política y no creo que sea justo considerar mi voto más cierto por estar marcado en un papel que la opinión de aquellos que protestan en silencio.

Además, mientras no reformen el sistema electoral para que todos los votos cuenten por igual y no metan en cintura a los políticos (pues es un tongo, pero como los que mandan no piensan cambiarlo), así seguiremos.

Contestando a lo que decía nuestro compañero 4 comentarios más arriba, debo decir que nacemos en un sitio y otro por accidente, pues nadie nos pregunta si queremos nacer o dónde, por lo que al final lo de sentirse muy patriota o devoto de una religión es puro fanatismo; lo importante es ser persona por encima de todo.

Marta Altava.

Rafa Carrasco dijo...

¿Es importante votar? Bueno, no en demasía, pero es mejor votar. ¿Según que criterio? Bueno, pues leamos los programas, de eso va lo que harán. El programa debe ser el mayor motivo para votarles. Después, claro está que influye lo que transmita la persona. Es más, lo suyo sería conocer al que votarás, así sabrás si es competente. Un sistema de votación en el que votas al más cercano a tu zona debería permitirse eso.

Rafa Carrasco dijo...

Votar por colores o al azar es incomprensible. Denota que se desconoce el sentido que la política pueda tener, o demuestra entonces un descrédito hacia los gobernantes.

Por otra parte, únicamente ser racional no lo relaciono con votar adecuadamente, con información. Estando informado y usando la intuición(también la razón), de igual manera puedes acertar

Anónimo dijo...

Desde mi punto de vista las personas a la hora de votar se dejan influenciar por las campañas que realizan los partidos políticos(mejoras a largo plazo, nuevas leyes y reformas...) cuando todo esto en la mayoría de los casos es una pura estrategia para conseguir el voto de los ciudadanos. En relación con los adolescentes españoles, muchos no tienen una idea clara a la hora de votar ya que lo ven como algo que no tiene importancia o muchas veces se suele decir "que más da, si a mí no me va a afectar un partido u otro", estos adolescentes se dejan influenciar por sus padres o su entorno familiar que normalmente les suele aconsejar y darle una visión más amplia acerca de esto. Yo creo que las personas que no tienen claro a quién o no entienden y pasan del "tema" deberían no votar porque si lo hicieran esto no tiene ningún sentido. Respecto a "votar o no votar" cada individuo puede hacer lo que quiera ya que España es un país libre y cada una puede tomar sus propias decisiones.
JUAN MANUEL CONTI DELGADO

Ana Conde dijo...

Para comenzar, he de decir que yo misma me he hecho esta pregunta en varias ocasiones: ¿por qué voto de modo?, ¿por qué encuentro afinidad con unos y por otros nos siento más que antipatía si realmente no conozco las propuestas de sus programas políticos? y ahí esta la razón, no me estoy basando plenamente en lo que debería realmente de basarme: en sus programas políticos, en aquellas propuestas que me benefician o perjudican. Puedo afirmar, que al igual que yo, gran parte de la población es completamente ajena al programa político de los partidos. No sé si por falta de interés o porque consideramos que ya lo conocemos todo gracias a la información que los medios de comunicación nos dan, pero por normal general no nos paramos a revisar estos programas, que realmente son los que deberían de inclinar la balanza a la hora de votar entre unos y otros. Sin embargo, nos dejamos guiar por lo que los medios nos dicen, por los escándalos que los han salpicado en los últimos años, así como los tropiezos políticos que han sufrido. No votamos de forma racional, es más, apenas conocemos las bases de los partidos que se presentan al gobierno, pues para tener una idea clara de lo que los grandes partidos nos ofrecen tenemos que sentarnos, leer y analizar lo que nos ofrecen, y ésto nos hace "perder el tiempo", con lo que es mucho más fácil dejarnos llevar por lo que nos dicen los medios o nuestros escasos conocimientos y así nos etiquetamos como de "izquierdas o derechas". En la actualidad estamos inmersos en una espiral de descontento y apatía hacia la política, porque aquellos que nos representan parece que algún día se olvidaron de que fue el pueblo quien los puso ahí y que se deben por y para él, y ahora mismo el pueblo necesita más que nunca respuesta de estas personas y no encontrarse con más trabas y problemas.