miércoles, 23 de abril de 2008

¿ACEPTAS EL RETO?

EL ETERNO RETORNO (sección 341)

"Vamos a suponer que cierto día o cierta noche un demonio se deslizara furtivamente en la más solitaria de tus soledades y te dijese: “esta vida, tal como tú ahora la vives y la has vivido, tendrás que vivirla aún otra vez e innumerables veces; y se te repetirá cada dolor, cada placer y cada pensamiento, cada suspiro y cada cosa indeciblemente pequeña y grande de tu vida. Además todo se repetirá en el mismo orden y sucesión… y hasta esta araña y este claro de luna entre los árboles y lo mismo este instante y yo mismo. ¡El eterno reloj de arena de la existencia se dará la vuelta siempre de nuevo, y tú con él, corpúsculo de polvo!” ¿No te arrojarías al suelo, rechinando los dientes y maldiciendo al demonio que te ha hablado de esta forma? O puede que hayas tenido alguna vez la vivencia de un instante prodigioso en el que responderías: “tú eres un dios y jamás oí nunca nada más divino”. Si ese pensamiento llegase a apoderarse de ti, te transformaría tal como eres ahora, y acaso te aplastaría. En todo tu obrar, a cada cosa y a cada paso, se impondría como la carga más pesada la pregunta: “¿quieres que se repita esto otra vez y aun innumerables veces?” O ¿cómo tendrías tú que ser bueno para ti mismo y para la vida, no aspirando a nada más que a confirmar y sellar esto mismo eternamente?"

La gaya ciencia (1882). Madrid. Espasa, 2000.



Vídeo (¿auténtico?) de Nietzsche:

23 comentarios:

Sergio dijo...

"El número de todos los átomos que componen el mundo es, aunque desmesurado, finito, y sólo capaz como tal de un número finito (aunque desmesurado también) de permutaciones. En un tiempo infinito, el número de las permutaciones posibles debe ser alcanzado, y el universo tiene que repetirse. De nuevo nacerás de un vientre, de nuevo crecerá tu esqueleto, de nuevo arribará esta misma página a tus manos iguales, de nuevo cursaras todas las horas hasta la de tu muerte increíble" Borges, Jorge Luis; Historia de la eternidad, Madrid, Alianza Editorial, 1978, págs. 81-94.

Una buena aplicación de la matemática a la demostración del eterno retorno. Si el tiempo es infinito, también lo son las posiblidades de que todo vuelva a repetirse. Ahora queda la duda, lo que habría que demostrar, de si el tiempo es infinito.
Y bueno, si todo volverá, si todo ha vuelto ya, si ya hemos vivido infinitas veces cada uno de nuestros actos, podremos desprendernos de los fantasmas de la moral, de la libertad, de la historia, de los absolutos. El mundo es absurdo.
Una cosa evidente de que el tiempo sea eterno es que no tiene principio ni fin, ¿pero y si lo único que no tiene es fin? Es la única salida que puedo encontrar en esta teoría. Como decía Lourdes en clase, es la pescadilla que se muerde la cola, pero, ¿ha estado siempre mordiéndose la cola o hubo una primera vez en la que no se la mordía? Cabe la posibilidad de que esta sea nuestra primera vez. De que estemos impolutos, vírgenes en el arte de elegir. Ya encuentro un resquicio para la libertad y por consiguiente, para la moral.
¡¡¡Qué pesada carga!!! Mil veces hubiese preferido no encontrar la luz que guía mis actos. Estoy condenado a repetir cada uno de mis errores, cada una de mis acciones tiene una responsabilidad eterna frente a mi mismo, a mis futuros "yo". ¿Qué mayor responsabilidad hay que la que repercute a uno mismo? No esa responsabilidad que habla Sartre, como vestigio de sus tonteos con el comunismo, ante la humanidad. ¡¡¡Qué me importa a mí la humanidad!!! Soy yo el que se condenará una y otra vez, en un infierno eterno si la elección de mis actos me han llevado a un tártaro personal.

Con estos pensamientos inicio el debate del eterno retorno y recomiendo a todo el que no lo haya hecho ya (que serán pocos) que lean a Borges pues si algo le gustaba era el infinito y la eternidad.
(Esta recomendación quedará grabada una y otra vez en el curso de las reiteraciones repetitivas de infinitud de mundos eidéticos, de la cual puedo estar orgulloso ahora y en cada una de mis pasadas y futuras vidas que han sido, son y serán).

Anónimo dijo...

muy interesante...no me atrevo a responder. Espero que alguien lo haga.


Pienso que el vídeo es un "montaje". Aún así, y aparte, da como mal rollo ¿no? tiene un halo siniestro.


Teresa.

Anónimo dijo...

La vida es mucho más alla del eterno retorno, si todo lo llevamos hasta su extremo de que todo se repite, para que vivir???...
Yo creo que cada vida es distinta, que cada momento es distinto, de que actuamos según los momentos y las circunstancias, y que las cosas nuncan se repiten, podrán ser iguales pero nunca las mismas ya que cambia en cada acción que parezca igual siempre hay algo de distinto en cada situación.
Quizás lo único que es el verdadero retorno es que nacemos y morimos, y en ese aspecto todos sabemos que lo único que es cierto que nacemos y que morimos. Me niego a pensar que todo esta vida que estoy viviendo, ya la he vivido otras veces porque sino no tiene sentido el vivir...
En cuanto al video, la verdad que hasta asusta Nietzsche... sino supiesemos quién y lo veríamos por la calle hasta cruzaríamos de acera para no encontrarnoslo. En fin, menos mal que ya no nos lo vamos a ver más sólamente a lo mejor, o no, si aceptamos que la vida es un etorno retorno quizas lo encontraremos en un futuro no muy lejano....

Anónimo dijo...

La vida es mucho más alla del eterno retorno, si todo lo llevamos hasta su extremo de que todo se repite, para que vivir???...
Yo creo que cada vida es distinta, que cada momento es distinto, de que actuamos según los momentos y las circunstancias, y que las cosas nuncan se repiten, podrán ser iguales pero nunca las mismas ya que cambia en cada acción que parezca igual siempre hay algo de distinto en cada situación.
Quizás lo único que es el verdadero retorno es que nacemos y morimos, y en ese aspecto todos sabemos que lo único que es cierto que nacemos y que morimos. Me niego a pensar que todo esta vida que estoy viviendo, ya la he vivido otras veces porque sino no tiene sentido el vivir...
En cuanto al video, la verdad que hasta asusta Nietzsche... sino supiesemos quién y lo veríamos por la calle hasta cruzaríamos de acera para no encontrarnoslo. En fin, menos mal que ya no nos lo vamos a ver más sólamente a lo mejor, o no, si aceptamos que la vida es un etorno retorno quizas lo encontraremos en un futuro no muy lejano....

Anónimo dijo...

La vida es mucho más alla del eterno retorno, si todo lo llevamos hasta su extremo de que todo se repite, para que vivir???...
Yo creo que cada vida es distinta, que cada momento es distinto, de que actuamos según los momentos y las circunstancias, y que las cosas nuncan se repiten, podrán ser iguales pero nunca las mismas ya que cambia en cada acción que parezca igual siempre hay algo de distinto en cada situación.
Quizás lo único que es el verdadero retorno es que nacemos y morimos, y en ese aspecto todos sabemos que lo único que es cierto que nacemos y que morimos. Me niego a pensar que todo esta vida que estoy viviendo, ya la he vivido otras veces porque sino no tiene sentido el vivir...
En cuanto al video, la verdad que hasta asusta Nietzsche... sino supiesemos quién y lo veríamos por la calle hasta cruzaríamos de acera para no encontrarnoslo. En fin, menos mal que ya no nos lo vamos a ver más sólamente a lo mejor, o no, si aceptamos que la vida es un etorno retorno quizas lo encontraremos en un futuro no muy lejano....

FRAN dijo...

El anónimo soy yo, que no se porque no me ha salido el nombre y se ha repetido varias veces.
PD Lo siento

Anónimo dijo...

Rocío Alamillos Álvarez.

Eterno retorno, tiempo infinito.. ¿qué es eso de tiempo infinito? lo primero que hay que determinar es si existe el tiempo tal y como lo concebimos todos, tal y como lo estás pensando ahora mismo. La respuesta es no. El tiempo no deja de ser una sucesión de instantes, y tampoco eso, con esta frase ya estoy traicionando lo que quiero transmitir. ¿Qué medimos con un reloj? contamos instantes, uno, otro, otro, otro, pero esos instantes son independientes, son irrelacionables, son simples instantes, todos distintos de los anteriores y de los que están por venir. El hombre, para agilizar y organizar mejor su vida y para inteligir mejor su realidad, se empeña en tomarlos por iguales, relacionarlos y así formamos segundos, horas o días. Pero tenemos que ser conscientes de que este instante por ejemplo, el que ya acaba de pasar, no volverá, y desde luego es distinto del siguiente. En ese sentido, que es el sentido real del "tiempo" y no el que a nosotros nos interesa darle, en ese sentido, el instante es distinto y LO ÚNICO QUE TIENEN EN COMÚN TODOS LOS INSTANTES ES PRECISAMENTE QUE SON ÚNICOS E IRREPETIBLES. En ese sentido, digo, podemos hablar de un eterno retorno, un eterno retorno del instante único que no tiene principio y tampoco tendrá fin, que es eterno, que está condenado a darse.
Más allá de estas reflexiones, podemos pensar el eterno retorno nietzscheano como una repetición de una forma de vida, de formas de actuar, del hacer de cada día. Aunque cambie el sujeto que cada mañana se hace tostadas en la cocina, siempre habrá alguien con el paso del tiempo que se prepare unas tostadas, el eterno retorno de nuestros actos, por mínimos que sean, por insignificantes, estará patente.
He leído sobre el eterno retorno, y la verdad que nunca se han aclarado ni los estudiosos de Nietzsche sobre lo que éste quería decir con esa expresión. Las interpretaciones son muchas y su lenguaje oscuro de modo que animo a que comenteis las interpretaciones que conozcais.

debemos ver el eterno retorno como la repetición material de nuestra vida, o como algo más abstracto, donde nuestros actos no nos condene por el resto de nuestra existencia. Porque si así fuera... quién podría negarme que quizás esta vida que tu y yo estamos viviendo, no es ya una repetición. Entonces sería inútil que Sergio se esforzarse por actuar de modo adecuado. Quizás ya has sido condenado.

Anónimo dijo...

¿HAY CLASE DE ÉTICO Y POLÍTICO EL VIERNES????

POR FAVOR QUE ALGUIEN ME LOS ACLARE.


Teresa.

Rafael Cejudo Córdoba dijo...

Teóricamente (pero sólo teóricamente), el más adecuado para responderte es el profesor. Pues bien, oficialmente es día de clase, por consiguiente hay clase.

Saludos

Rafael Cejudo Córdoba dijo...

Y otra cosa. Dejando aparte las interpretaciones y reflexiones sobre el tiempo, el infinito, y todo eso, la cuestión es el reto que el eterno retorno plantea. Piensa por un momento que fuera verdad que todo lo que haces, has hecho y harás se repitiese infinitas veces, ¿y entonces...?

Fran dijo...

Sobre el comentario del profesor si "momento que fuera verdad que todo lo que haces, has hecho y harás se repitiese infinitas veces, ¿y entonces...?"... Entonces la vida no tendría sentido ya que siempre haríamos lo mismo, y se repetirían los buenos momentos y los malos, y seríamos como máquinas programadas que siempren hacen lo mismo. Si eso fuese así, yo no quería vivir en esa vida que esta ya todo controlado y manipulado.

Lastra dijo...

La interpretación que hace Borges falla al considerar que el tiempo es infinito, lo que por ahora no es cierto. Algunos astrofísicos recuperaron, entre 1940-1960, la idea de un universo eterno a partir del descubrimiento de la expansión del universo por Hubble, pero esta idea del universo en equilibrio acabó en un callejón sin salida.
Otra interpretación de la idea del "eterno retorno", que cuadra más con la tesis central de Nietzsche de la "voluntad de poder", es la de afirmar la vida y de cada uno de sus momentos como si fueran para siempre. El considerar nuestros actos como únicos y con valor eterno, sólo asi podremos recuperar la noción de permanencia.
Esta idea no es nueva pues se encuentra entre los presocráticos y en la filosofía oriental, aunque Nietzsche le da un giro nuevo. También la encontramos en el "carpe diem" horaciano, y, con la misma base, en el mito de Sísifo, que tan bien interpretó Sergio en su día.
Hannah Arendt nos ofrece otra alternativa más actual: "El ciclo vital del hombre corriendo hacia la muerte llevaría inevitablemente todo lo humano a la ruina y la destrucción si no fuera por la facultad de interrumpirlo y comenzar algo nuevo, una facultad que es inherente a la acción como un permanente recordatorio de que los hombres, aunque deban morir, no han nacido para morir sino para comenzar".
Nietzsche eleva la vida a lo Absoluto.

Sergio dijo...

Lo del tiempo infinito queda por demostrar, como Dios, hasta entonces sólo nos quedan las hipótesis basadas en la fe,
como Dios. Una de estas hipótesis es la de Borges pero aunque el tiempo sea infinito la hipótesis falla por motivos matemáticos.
Que me corrija el que lo sepa con seguridad pero creo que la propia definición de probabilidad requiere un conjunto finito de posibles casos, no sé si los estadistas lo llaman espacio muestral. Bueno ese espacio debe ser finito, por tanto no se puede aplicar la definición de probabilidad al tiempo como espacio muestral. Debería repasar mis apuntes para asegurarme pero como los tengo muy escondidos me fiaré de mi memoria, corríjanme si me equivoco. Gracias. Aún así lo que hace Borges es un ejercicio literario que le da mucho juego y nos invita a pensar en el eterno retorno.

Por otro lado, creo ver una contraposición en lo que dice Lastra sobre el eterno retorno de Nietzsche. Veo un negación de la vida en el concepto de eterno retorno más que una "voluntad de poder". Primero que lo actos no son únicos, que sí eternos, pero si algo no son es únicos. Al ser eternos carecen de sentido. Repito que la cosa cambia, y sí estaría con Lastra, si fuera un infinito retorno y no un eterno retorno. Pero al tomar como eterno ese retorno, cada uno de nuestros actos carece de sentido, como dice Fran, no hay libre albedrío, y estamos condenador por algo que lleva repitiendose desde siempre. En el caso, supuesto claro, que hubiera una primera vez para nuestros actos, entonces la responsabilidad, el reto como nos pregunta el profesor, es ya demasiado pesado. Haciendo un paralelismo con Sartre y con Camus (que mi trabajo del cuatrimestre pasado va sobre ellos) podriamos decir que para Sartre hay un retorno infinito y en estos momentos estamos en nuestro primer universo de elección (por eso habla tanto de "responsabilidad", "compromiso"). En el caso de Camus, el retorno es eterno, por eso la vida es absurda, carece de sentido, Sísifo lleva desde siempre subiendo y bajando la piedrecita. Son dos maneras de afrontar el sinsentido del mundo. Digamos que la de Sartre es más valiente y la de Camus más conservadora (de hecho Camus fue bastante elogiado por la derecha y repudiado por la izquierda, aunque la repulsa era mutua, también se le tachó de anarquista).

No hay forma de saber si hay un retorno eterno o un retorno infinito, así que cada uno se aferre al que más le convenga (como con todo, normalmente). Que los valientes vean en cada una de sus elecciones un absoluto eterno que lo "condenará" para siempre, "elevar la vida a lo absoluto" (al absoluto fracaso en la mayoría de los casos). Y que los cobardes se releguen al eterno devenir que ya los ha predispuesto en cada uno de sus actos (al menos este fracaso, absoluto también, no es culpa nuestra ¿de quién? mejor echarle la culpa a otro)

Lastra dijo...

La cuestión de cómo sea el tiempo es irrelavante para el caso que nos ocupa, aunque sí quiero exponer que en mi concepto del tiempo, infinito, eterno y universo estacionario son sinónimos.
Al menos, hay dos formas de considerar la vida: como vida propia y como vida ajena. Desde mi punto de vista, tomar la vida como propia es hacer de ella algo único, como si fuera una persona amada, y cada acto de mi vida hacerlo irrepetible por que lo quiero así y para siempre. Y volver a nacer para seguir amando la vida. Para eso hace falta mucha "voluntad de poder".
Cuando la vida es ajena, uno pasa por ella porque lo han traido sin pedir permiso y no le encuentra sentido porque prefiere que se lo den a buscarlo. Esto es nihilismo.
Este es el sentido que le atribuyo a Nietzsche al considerar que la vida es lo absoluto.
Esto mismo lo dice Borges si se lee como es debido.

Sergio dijo...

Entonces, siguiendo mis propias palabras, puedes considerarte un valiente. (filosóficamente hablando)

Rocío García dijo...

De la forma en que Rocío ha definido el tiempo, podemos decir que éste no existe; es una pura invención de y para los humanos. Un instante se parece a otro solo en eso, en que son instantes, sin embargo jamás serán iguales en su contenido. El eterno retorno no tiene principio ni fin, solo es una sucesión de instantes, los cuales pueden ser diferenciados de manera cualitativa, nunca cuantitativamente.Para Nietzsche nada permanece, todo es un devenir, de manera que lo único que queda siempre estable es la repetición de los instantes.

La cuestión planteada por el profesor acerca del reto que plantea el eterno retorno, nos podría llevar a pensar incluso en la negación de la vida, en no querer seguir viviéndola al convertirse en algo tedioso. No obstante, otra forma de ver este problema sería aceptar lo que nos viene dado, el famoso "convivir con la nada". Supongo que algunos pensarán que esto es de cobardes, pero, si no tenemos absolutos que valgan, ¿cómo podemos salir del círculo en el que nos mete el eterno retorno? ¿Acaso no sería de cobardes igualmente el taparse los ojos y convencerse de que Dios no ha muerto?
A diferencia de lo que opina Sergio, yo sigo creyendo que no solo hay una vinculación fuerte entre el eterno retorno y la voluntad de poder, sino que Nietzsche quería exponer de esta forma una alternativa a los absolutos que antes había invalidado. Intentaré explicarlo: la voluntad de poder es una fuerza que nace en el fondo de uno mismo y nos lleva a querer ir más allá de nosotros. Por eso, la voluntad de poder no se conforma solo con existir sino que quiere ser más, aspira a lo máximo. Aunque tenga la certeza de que todos mis actos buenos y malos volverán a repetirse, yo intentaré, al menos, superarme y pensar que tal vez sea ésta la única oportunidad que voy a tener para hacer esos momentos perfectos. Aún teniendo la certeza y la consciencia de que de nuevo naceré, creceré y moriré, me "volveré a crear" eternamente y no cejaré en mi afán de vivir, que a fin de cuentas vivir y pasar siempre es la oportunidad que el eterno retorno de Nietzsche me brindaría.

Anónimo dijo...

Me parece muy interesante

Anónimo dijo...

Tenía poco más de cuatro años, cuando mi sobrino Gonzalo, abrumado por las adoctrinaciones de la familia dijo: "si yo quiero ser bueno, lo que pasa es que algunas veces me equivoco". Yo tambien prefiero correr el riesgo de equivocarme, pero disfrutar mi libertad. Además creo que cada momento es irrepetible, no quiero volverlo a vivir para rectificarlo, quiero sentir mi humanidad. El tiempo es, lo que representa para uno mismo y es diferente para dos personas que lo vivan a la vez. Creo que el don de la vida, es un reto maravilloso que se nos presenta cada mañana, y yo quiero vivirlo como nuevo cada día. Creo en el hombre como hacedor de su propia historia.

Mª Carmen Sánchez

eduardo dijo...

Siguiendo la logica del eterno retorno, la cual dicta que todo se va a repetir un numero infinito de veces, tambien podemos deducir que el numero de vidas distintas que vamos a vivir o que ya hemos vivido es muy grande(no infinito)por lo tanto nuestra vida no siempre se repetiria de la misma manera, sino que viviriamos en muchas circunstancias distintas aunque en algun punto esas circunstancias empezarian a repetirse eternamente, por lo tanto viviriamos muchas vidas diferentes, infinidad de veces, y al final inevitablemente todo terminaria por repetirse.

eduardo dijo...

Siguiendo la logica del eterno retorno, la cual dicta que todo se va a repetir un numero infinito de veces, tambien podemos deducir que el numero de vidas distintas que vamos a vivir o que ya hemos vivido es muy grande(no infinito)por lo tanto nuestra vida no siempre se repetiria de la misma manera, sino que viviriamos en muchas circunstancias distintas aunque en algun punto esas circunstancias empezarian a repetirse eternamente, por lo tanto viviriamos muchas vidas diferentes, infinidad de veces, y al final inevitablemente todo terminaria por repetirse.

Anónimo dijo...

Sara de Cabo Agustín.

¿Quieres que se repita esto otra vez y aun innumerables veces?
La respuesta a esta pregunta tiene que ser un SI rotundo, de no ser así la vida misma no tiene sentido.

Anónimo dijo...

Sara de Cabo.

Si todo lo que haces, has hecho y harás se repitiese infinitas veces, ¿y entonces...?
Entonces lo único que importa es disfrutar de todo, sentir que has hecho lo mejor que podías y que has sido lo mejor posible en cada momento.
Si esto es así, si eres feliz, ¡entonces el eterno retorno sería el mejor paraíso!

El problema es que nos enseñan a trabajar, no nos enseñan a encontrar la felicidad, que es lo mas importante.

¿Como es posible que el índice de suicidios sea tan alto?

Anónimo dijo...

Yo creo que lo que hagamos en cada momento no se volverá a repetir, el tiempo está compuesto por instantes que pasan, que no se volverán a repetir, pasan y no volverán, lo que hiciste o no hiciste no podrás cambiarlo. Tu vida tiene un tiempo, envejeces, y lo único que puedes hacer es vivirlo lo mejor posible, pues se va agotando, yo no creo en el eterno retorno. Tu vida tal y como es solo la disfrutarás una vez, la vida es una y única. Somos átomos y cuando fallecemos se convierten en otros seres, materia; partes de ti, de tu cuerpo, se convertirán en otra cosa, en otro ser, pero tu vida tal y como es nunca se volverá a repetir. Por eso hay que vivir el momento, pues nuestro tiempo se esfuma, así que CARPE DIEM.

CRISTINA PÉREZ MORALES