miércoles, 29 de octubre de 2008

EL IMPERATIVO CATEGÓRICO DE NUESTRO TIEMPO: LA MEMORIA DEL HOLOCAUSTO

Un par de enlaces con información sobre el Holocausto. Además de comentarios, sería muy útil aportar enlaces de otros sitios o documentos interesantes.

Saludos

http://www.yadvashem.org/

http://ushmm.org/wlc/sp/?gclid=CK-RkKC5zJYCFQpTtAodW2RTyg

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Con respecto al Holocausto dejo aquí dos direcciones:

http://www.topographie.de/

http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/international/newsid_4534000/4534417.stm

La primera es sobre el lugar que comenté en clase que visité en Berlín "Topografía del horror" es un enlace que cuenta la historia del lugar y cómo de una exposición temporal acabó convirtiéndose en algo permanente.

El segundo enlace es un artículo de la bbc sobre la inauguración del monumento al Holocausto en Berlín, allí podréis ver algunas fotos del sitio y conocer algunos datos curiosos como por ejemplo que "la empresa contratada para proteger la superficie de las columnas resultó ser la heredera de otra que fabricó el gas Zyklon B, usado en las cámaras de gases para el extermino de los judíos"


Cristina S.

Anónimo dijo...

Antonio.

(Perdón por la extensión del comentario)

“Hay que conocer la Historia para no volver a cometer los errores del pasado”. Esta es una frase muy coherente, pero con la que yo no estoy de acuerdo, la historia así lo ha demostrado con el holocausto nazi y soviético.

A través de los siglos el hombre ha demostrado hasta la saciedad que no sólo no aprende de sus errores, sino que los magnifica en ocasiones.

Son muchos, los que como vemos en clase de Filosofía, piensan que el holocausto nazi,(considerando que tal suceso es horrendo)ha supuesto el culmen del terror al que puede llegar el Hombre.

El siglo XX se ha caracterizado por estos brutales hechos que nos ocupan en clase, pero no es menos cierto que hoy asistimos a una brutal pérdida de los valores elementales, que nos llevan a ser cómplices de numerosas situaciones de injusticia social manifestadas en las desigualdades norte-sur, donde mueren de forma “natural” miles de seres como tu y como yo, y que sus vidas valen lo mismo que la tuya o la mía, la diferencia es haber nacido distinto país. Y como en el holocausto: ¿qué hacemos para evitarlo? …. ya se que no es igual…. ¡no seas impaciente!

Además creo que está sucediendo hoy algo tan grave, tan profundo, que va incluso más allá de cualquier filosofía o religión, me estoy refiriendo al holocausto legal, justificado, permitido, donde la ciencia está el servicio de la muerte en justificación de unos fines. Hablo del aborto, considero que es un terrible holocausto en el que están muriendo “legalmente” millones seres inocentes.

Este holocausto no será plasmado en los libros de Historia. Las generaciones del futuro no podrán aprender de nuestro error porque no lo conocerán.

A la madre se le concede el “derecho” a elegir, pues eso es lo socialmente aceptado, incluso democráticamente aceptado. ¿Pero dónde está el derecho real a la vida de aquel que no la puede defender en absoluto por sí mismo al no ser considerado ni persona? (¿te recuerda algo al holocausto?) En el holocausto nazi también era legalmente admitido el sacrificio de miles de "no se sabe muy bien de que?", porque ciertamente no se consideraban ni personas.

“Yo hago con mi cuerpo lo que quiero” – me parece bien - , pero ¿y el bebé?, ¿qué pasa con el cuerpo miles de bebes mutilados, seccionados y calcinados en ácido en gestaciones avanzadas? ¿Qué pasa con las victimas de la más atroz destrucción clínica y técnica puesta al servicio de la muerte callada y silenciada en miles de clínicas por todo el mundo? Este número estimado está en constante progreso y supera al del holocausto nazi.

Esto también nos debería avergonzar como género humano.

¿Había en algún capítulo de la Historia universal tantos cuerpos despedazados, tantos miembros separados, como el nuestro?... La pérdida se produjo mucho antes de que se hiciera visible…
Jünger, Abejas de Cristal (1957) (Diapositiva del tema 2)

Por tanto yo cambiaría la pregunta y diría ¿se puede hacer filosofía después de la ley del aborto?, y de forma esperanzada diría: pues claro que si, pasemos a la "filosofía de la acción y del sentido común" y ayudemos a tantas miles de madres que en la mayoría de los casos casi ninguna quiere hacerlo, porque tienen miedo, están asustadas, se sienten solas y sin recursos. Hay que pensar en ayudarlas, nada más y crear instituciones y cauces adecuados.

No se si ingenua, conservadora, o políticamente incorrecta mi opinión, en cierta medida me da igual, sólo quiero decir con claridad: ¡No al aborto!

TUS HIJOS
Tus hijos no son tus hijos
son hijos e hijas de la vida
deseosa de sí misma.

No vienen de ti, sino a través de ti
y aunque estén contigo
no te pertenecen.
Puedes darles tu amor,
pero no tus pensamientos, pues,
ellos tienen sus propios pensamientos.

Puedes abrigar sus cuerpos,
pero no sus almas, porque ellas,
viven en la casa del mañana,
que no pueden visitar
ni siquiera en sueños.

Puedes esforzarte en ser como ellos,
pero no procures hacerlos semejantes a ti
porque la vida no retrocede,
ni se detiene en el ayer.

Tú eres el arco del cual, tus hijos
como flechas vivas son lanzados.

Deja que la inclinación
en tu mano de arquero
sea para la felicidad.

Khalil Gibran

Anónimo dijo...

Silvia

Antonio ha hecho referencia a uno de los temas quizás más tratados en clases tanto de ética como de religión en los institutos. Recuerdo que una vez, una de mis profesoras de religión trajo un vídeo en el que se podía observar a la perfección la práctica del aborto. Fue una sensación tan horrible y peliaguda que inmediatamente después aniquilabas la idea de llevar a cabo tan descabellada acción.

Tan sólo con estas pocas frases dejo entrever cuál es mi posición con respecto al aborto,de ahí que comparta prácticamente la misma opinión que Antonio al respecto. Pero, independientemente de la opinión que pueda tener ante éste u otras temas de tan profundo debate, como puede ser igualmente la eutanasia, el problema que encontramos a la hora de decidirnos por uno u otro bando, por un a favor o un en contra, es que no lo hemos padecido. Desde un punto de vista externo al problema, puedo afirmar rotundamente que me muestro en contra del aborto y a favor de la eutanasia, por seguir con los mismos ejemplos. Pero mi decisión podría variar si me encontrase en alguna de esas dos situaciones.

Si de manera "accidental", y pongo accidental con comillas porque siempre que se mantiene algún tipo de relación sexual cada cual sabe a las consecuencias que se expone pese al empleo de medidas preventivas, me quedase embarazada, hoy por hoy, no podría hacerme cargo de un bebé. Ahora mismo entre mis objetivos están terminar la carrera, sacarme las oposiciones y soñar un futuro con mi actual novio; pero en mi visión cercana de futuro no está el tener un niño, ni mucho menos mantenerlo.

Son muchas las adolescentes que anteponen el dar vida a un ser, antes que alcanzar un trabajo digno, y realmente las admiro por ser capaces de seguir adelante y llevar a cabo algo tan maravilloso como es criar, cuidar y educar a un hijo. Pero si realmente yo me hallase en esta hipotética situación, en estos momentos no sabría qué decisión tomar. Por un lado, y como ya he señalado anteriormente, el aborto me parece un acto contra natura; pero por otro, y aunque sea un modo egoísta e inmaduro de pensar, no sabría muy bien qué hacer si tuviera que hacer frente a la difícil tarea de mantener a una criatura.

Si actuase según mi moral, realmente tendría a ese bebé, pero si siguiera el "instinto" o el "impulso", por así llamarlo, del momento, quizás sería algo más tolerante en cuanto al aborto. Realmente, y aunque suene vulgar decirlo, no lo sé.

(Sé que el tono empleado en todo el comentario es bastante coloquial, pero no podía explicar un tema de tal envergadura con un vocabulario más técnico y/o cultivado).

Anónimo dijo...

En primer lugar voy a dejar el link sobre el artículo al monumento al Holocausto en Berlín:

http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/
international/newsid_4534000/
4534417.stm
(Espero que esta vez se pueda acceder correctamente)

En segundo lugar y entrando en la nueva cuestión que se ha planteado como debate, me parece una barbaridad comparar el aborto con el holocausto judío, sinceramente.

El aborto podrá gustar o no, podrá ser desagradable (yo también vi el video del aborto en el instituto), podrá atentar contra una futura vida, pero es un derecho legal que tienen las mujeres sobre su vida, no ya sólo sobre su cuerpo.

No sé que es peor(o más ético), que una niña de 16 años aborte porque es demasiado joven para tener un hijo porque en realidad es aun una niña, o que siga adelante con el embarazo porque ese "niño" tiene derecho a nacer y ella y su pareja no tomaron las precauciones suficientes.

Las mujeres pueden decidir en qué momento quieren un hijo y si es un embarazo no deseado deberían de tener la libertad de elegir si quieren tener ese hijo o no.
Porque si no es así, si ese niño tiene que nacer por derecho y el embarazo no puede ser interrumpido a petición de la madre, la vida de ese hijo vale más que la de la madre, su derecho a la vida está por encima de la vida de la mujer y de su voluntad.

Yo no pretendo hacer con esto una apología del aborto, ni mucho menos, sólo pretendo reivindicar el derecho de la mujer a decidir sobre su propia vida y decir además, que las mujeres no sólo estamos en el mundo para ser mamás.

Cristina S.

Rafael Cejudo Córdoba dijo...

No tenéis que pedir excusas por la extensión. Al contrario.

L2 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
David dijo...

Os dejo el siguiente enlace para que leamos con atención la definición de Ser Humano. A partir de ahí, podemos seguir discutiendo.

http://www.iesmurgi.org/filosofia/etica/Ser%20humano%20Conceptos.htm

Inés dijo...

En relación con el tema del holocausto he encontrado esta página web: http://espanol.geocities.com/granmatanza/
En esta dirección se incluyen algunos vídeos y explicaciones sobre este acontecimiento histórico.

Tras la lectura sobre los comentarios de Antonio y Silvia sobre el aborto y la eutanasia, es importante señalar el hecho de que el aborto no es un suceso equiparable al holocausto nazi, como bien ha afirmado Cristina.

Aunque provengo de una enseñanza religiosa, en concreto católica, estoy en desacuerdo con mis compañeros. El aborto no es una aberración contra la humanidad, ni nada por el estilo. Para empezar, esta medida es bastante aconsejable en el tercer mundo, ya que las madres observan prácticamente sin dolor como mueren sus hijos, por desnutrición, por deshidratración...

Del mismo modo, el abarto es recomendable para aquellas mujeres que han sido violadas o que sufren alguna discapacidad mental, puesto que realmente no tomarían una verdadera conciencia de su maternidad. La primera vería cotinuamente en su hijo el rostro de su atacante y la segunda, no estaría preparada para desempeñar sus funciones maternal (por lo que pasaría al cuidado de sus abuelos, en el mejor de los casos).

El caso de los futuros padres es mucho más fácil que el de ellas, pues, si en verdad quieren a las muchachas, las cuidaran y se harán cargo de la situación. Si no es así, las abandonaran, dejando en muchos casos a una niña de dieciseis años sola, quien seguramente no podrá continuar sus estudios.

Por otra parte, estoy de acuerdo con la eutanasia, pues las personas tenemos el derecho de poder escoger nuestra muerte. En una sociedad en la que la técnica y las ciencias han avanzado en gran manera, la medicina ha permitido un aumento del nivel de vida y, en consecuencia, un aumento de los años que vivimos. Pero, ¿realmente necesitamos alcanzar los noventa o los cien años? Yo creo que no. Muchas personas llegan a esta edad de manera lamentable: con un gran número de dolencias, sin apenas moverse, viéndose obligados a utilizar pañales... Por ello, creo que estos ancianos desean una muerte digna o "feliz", pues mejor es fallecer que depender totalmente de los demás para vivir.

Anónimo dijo...

Toñi Collado.

Con respecto a los comentarios de Antonio y de Cristina quiero decir que estoy totalmente de acuerdo con Cristina. Es más, considero que cualquier mujer (tenga la edad que tenga) tiene ese derecho, el derecho de elegir sobre su vida, y no sólo una adolescente.

Creo que no es comparable, ni remotamente, con el Holocausto. Lo que pasó en el Holocausto fue que eliminaron vidas humanas, y ellos tenían derechos; sin embargo, y en mi opinión, creo que por encima del derecho de ese futuro niño, está el derecho de la madre.

David dijo...

Si tenéis un rato, leed esta entrada en el blog de Vicente Luis Mora. Está muy relacionado con todo lo que estamos viendo.

http://vicenteluismora.blogspot.com/2008/11/una-desafortunada-noticia.html