domingo, 17 de octubre de 2010

LA ÚLTIMA CABECERA ("OPENING") DE LOS SIMPSON




En este enlace podéis ver la cabecera (el comienzo del capítulo) de The Simpsons emitido en Estados Unidos el 10/10/2010. Podéis verlo, merece la pena, en: http://sitiodisponible.com/the-simpsons-lanzan-hoy-el-opening-mas-epico-de-la-historia


Esta cabecera ha suscitado en Guadalupe Ruiz Fajardo, Profesora de lingüística aplicada y español en la Universidad de Columbia en Nueva York, una interesante reflexión sobre el fin de la censura. La he leído en su carta a El País del 17/10/2010 que reproduzco:


"El último capítulo de Los Simpsons trae una cabecera creada por Banksy en la que aparece una horrenda fábrica en la que trabajadores alineados y alienados colorean las transparencias de los dibujos y rellenan con gatitos triturados los peluches de Bart. Parece que la intención es criticar el acuerdo reciente de la empresa que está detrás de la serie con otra coreana para producir las películas y la mercadería a más bajo precio. Pero llama la atención cómo la propia compañía criticada admite, tolera y apadrina la crítica. El capítulo se emitió en la Fox sin ningún corte ni nada parecido. Da qué pensar: la censura en Occidente está pasando a la historia porque ya no es necesaria, es tal la inutilidad de las artes para hacer algo en contra del poder que el mismo poder ha terminado por darse cuenta de que es más fácil dejar decir que censurar. La cabecera de Banksy no va a hacer que Fox cambie su contrato con la empresa coreana, ni que esta mejore las condiciones de trabajo de sus empleados, ni que los empleados de esa empresa se movilicen, ni que los espectadores dejen de ver Los Simpsons, ni que se retiren las firmas que pagan la publicidad que acompaña el programa. La cabecera de Banksy -que es muy dura- se emite, circula por Internet, da que hablar en algunos blogs, llena una cuantas conversaciones de barra de bar y ya está; todo, todo sigue igual. Vana ilusión la de Buñuel en Un chien andalou, convirtiendo los libros en pistolas, o aquello de que la poesía era un arma cargada de futuro, si es que lo entendí bien... Igual Celaya se refería a otra cosa, a saber"

38 comentarios:

Julia Molina V. dijo...

Por lo que veo me toca romper el hielo en este caso, por lo que tendré más libertad para encauzar el tema. Mi reflexión es la siguiente:
Si bien las palabras de Guadalupe son muy duras, me parece que, tristemente, está en lo cierto. EL arte, la cultura, no sirven para cambiar nada hoy en día. Todos sabemos que, por ejemplo, empresas como Nike, importantísima marca de productos deportivos, obtiene sus beneficios a costa de mano de obra infantil en países orientales. Y así con otras tantas multinacionales, y no por ello dejamos de consumir sus productos, sino que miramos para otro lado. Y no hablemos de la televisión, ¿qué se vende hoy en día? Cada vez aparecen más programas basura, y realities, los programas sobre cultura escasean e incluso los telediarios me parecen iguales cada día, contribuyendo además a la insensibilización social, pero bueno esto último es otro tema.
La reflexión sería pues que el poder de la palabra y del arte está perdiendo fuerza en una sociedad en crisis, crisis de valores. Vivimos una época donde nuestras prioridades son cubrir nuestras propias necesidades – algo entendible por otra parte –, mirarnos al ombligo y nada más. Todo esto es producto de la Postmodernidad, donde los valores se desvanecen y formamos una sociedad de consumo, de culto a la tecnología, de vivir el presente ignorando el pasado o despreocupándose del futuro; se refuerzan la cultura de masas, el excesivo poder que ejercen sobre nosotros los medios de comunicación; se pierde la fe en la política; el relativismo lo impregna todo, etc.
Cabe preguntarse, ¿son estos valores los que priman hoy en día? ¿Es ésta la sociedad que queremos formar parte? Quizá haya, por otro lado, algo positivo en esta postmodernidad.

PD: Espero no haberme desviado demasiado del tema, pero considero que esto también puede resultar interesante.

Anónimo dijo...

en absoluto te has desviado: bienvenida al blog!

Rafael.

Anónimo dijo...

Me parece muy interesante la aportación de Julia. Yo entiendo al igual que ella la sociedad actual, lo peor de todo es que para mí la pérdida de valores es tremenda y a la vez imparable, lo que es preocupante. Creo que todos de alguna manera participamos un poco de este movimiento de pérdida de valores, de alzamiento de lo patético de nuestra sociedad. Analizando los puntos que propone la compañera.

-Desde el punto de vista consumista, todos somos inevitablemente seres consumistas al cien por cien, desde lo que desayunamos hasta lo que vemos en la tele. Todo se ha convertido en producto consumible y por tanto, rentable en potencia. ¿Qué es lo que consumimos? ¿Lo que consumimos es verdaderamente necesario? Creo que esa pregunta nos la debemos hacer muy a menudo (sin llegar a la obsesión). Cambiamos de móvil cada año, compramos más de lo que necesitamos y lo que no necesitamos nos convencemos de que es necesario. Nos dejamos llevar por modas, por la televisión, por la publicidad que nos crea esa necesidad para algunas personas ansiosa... Y creo que de alguna manera, todos somos "culpables" de este consumismo que nos hace seres más individuales, que atrapa y desplaza muchas cuestiones, la más importante los valores.

Así, todos participamos del flujo consumista que provoca la pérdida de otras muchas cosas.

- Desde el punto de vista de la cultura, creo que es más preocupante todavía. Los museos quedan relegados a minorías, tenemos más bares que bibliotecas, las librerías se cierran porque los libros se compran en el Corte Inglés (donde se venden los libros al lado de la sección de bolsos de cuero),... Pero la reflexión yo la tengo muy clara, es tan fácil como observar el share de los programas de televisión más seguidos: Gran Hermano, Sálvame, La noria, Se lo que hicisteis, Donde estás corazón, y un largo etcétera que queramos o no, si tienen la cuota de pantalla más alta es porque es consumido por alguien y por lo tanto rentable. La cosa cambiaría si cada vez que aparece en la televisión un personaje de este tipo la apagáramos o cambiáramos de canal pero la realidad es que estos programas se ven, y son los más vistos. No hay una política de regulación de los programas de televisión en este país ni nadie la reclama porque se reclama o se pide aquello que se consume, y se consume fútbol, famoseo y casposeo, chismorreo y charanga.

Por lo tanto, mi reflexión es que tenemos lo que queremos y sí, esta es la sociedad de la que queremos formar parte porque es la que consumimos.

¡Un saludo!
JCARLOS C.

Anónimo dijo...

Me parece muy interesante la aportación de Julia. Yo entiendo al igual que ella la sociedad actual, lo peor de todo es que para mí la pérdida de valores es tremenda y a la vez imparable, lo que es preocupante. Creo que todos de alguna manera participamos un poco de este movimiento de pérdida de valores, de alzamiento de lo patético de nuestra sociedad. Analizando los puntos que propone la compañera.

-Desde el punto de vista consumista, todos somos inevitablemente seres consumistas al cien por cien, desde lo que desayunamos hasta lo que vemos en la tele. Todo se ha convertido en producto consumible y por tanto, rentable en potencia. ¿Qué es lo que consumimos? ¿Lo que consumimos es verdaderamente necesario? Creo que esa pregunta nos la debemos hacer muy a menudo (sin llegar a la obsesión). Cambiamos de móvil cada año, compramos más de lo que necesitamos y lo que no necesitamos nos convencemos de que es necesario. Nos dejamos llevar por modas, por la televisión, por la publicidad que nos crea esa necesidad para algunas personas ansiosa... Y creo que de alguna manera, todos somos "culpables" de este consumismo que nos hace seres más individuales, que atrapa y desplaza muchas cuestiones, la más importante los valores.

Así, todos participamos del flujo consumista que provoca la pérdida de otras muchas cosas.

- Desde el punto de vista de la cultura, creo que es más preocupante todavía. Los museos quedan relegados a minorías, tenemos más bares que bibliotecas, las librerías se cierran porque los libros se compran en el Corte Inglés (donde se venden los libros al lado de la sección de bolsos de cuero),... Pero la reflexión yo la tengo muy clara, es tan fácil como observar el share de los programas de televisión más seguidos: Gran Hermano, Sálvame, La noria, Se lo que hicisteis, Donde estás corazón, y un largo etcétera que queramos o no, si tienen la cuota de pantalla más alta es porque es consumido por alguien y por lo tanto rentable. La cosa cambiaría si cada vez que aparece en la televisión un personaje de este tipo la apagáramos o cambiáramos de canal pero la realidad es que estos programas se ven, y son los más vistos. No hay una política de regulación de los programas de televisión en este país ni nadie la reclama porque se reclama o se pide aquello que se consume, y se consume fútbol, famoseo y casposeo, chismorreo y charanga.

Por lo tanto, mi reflexión es que tenemos lo que queremos y sí, esta es la sociedad de la que queremos formar parte porque es la que consumimos.

¡Un saludo!
JCARLOS C.

Julia Molina V. dijo...

Le doy la razón a Jose Carlos, tenemos la sociedad que queremos, puesto que nadie (casi nadie para ser más justos) levanta un dedo para cambiarlo o al menos es crítico con sus actos. Algo tan sencillo como apagar la televisión y leer un libro (auque fuera del Corte Inglés)sería ya un gran paso. En nuestras manos está.

La televisión lleva al absurdo y la estupidez humana, trivializa las cosas realmente importantes y nos paraliza intelectualmente, esté demostrado científicamene o no, todo el mundo lo sabe.

Por otra parte, volviendo a la cabecera de Los Simpson, no sólo no se censura porque no es necesario, sino que me parece además una muestra de poder y una provocación al gran público que sigue la serie, como demostrando que no pueden hacer nada para evitarlo, pues ellos seguirán haciendo lo que les resulte más rentable, mientras que nosotros seguimos consumiendo y permitiéndoselo todo.

Nuestro mecanismo de defensa hoy en día es éste: cuando nos sentimos amenazados o se nos muestra esplícitamente nuestra falta de valores y la pobreza de nuestra vida, en seguida activamos un misterioso mecanismo que hace que olvidemos estos pensamientos en menos de un minuto y miremos a otro lado. Pensar no está de moda.

Rosa Colmenarejo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rosa Colmenarejo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rosa Colmenarejo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

¿Habrá alguien en el mundo que deje de ver los Simpsons después de esta cabecera y sabiendo lo que hay detrás del acuerdo de Fox y la empresa coreana? No creo.

Ayer, los documentales de la tarde de "La 2" emitían un reportaje sobre la vida en la India. Aparecía un asentamiento chabolista en Bombay llamado Dharavi. La densidad de población era de un millón de habitantes en dos kilómetros cuadrados. Como os podéis imaginar, el asentamiento carecía de todo tipo de higiene y salubridad, medios técnicos, etc. Pero sí había un elemento común en todas las casas: la televisión por cable. Con más de 100 canales. Era muy curioso. He intentado buscar el enlace en Internet del documental y no he encontrado el programa pero me he topado con este otro, os dejo el enlace por si quereis haceros una idea de como es el asentamiento, es muy parecido al de Slumdog Millionare. Es un sitio muy pobre pero aun así no falta la televisión en ninguna "casa". http://es.paperblog.com/dharavi-ciudad-de-chabolas-196208/

JCARLOS C.

Rosa Colmenarejo dijo...

“Eso que llamamos sociedad no existe”

Son palabras de Margaret Thatcher, Primera Ministra del Reino Unido entre 1979 y 1990, inspiradas en “La constitución de la libertad” de Friedrich von Hayek. El mundo ideal para este economista contemporáneo de Keynes no es una sociedad en la que las personas tienen intereses y metas comunes y buscan, por medio de las instituciones, alcanzar el bien común, sino como un grupo disperso de individuos que eligen aquello que consideran mejor para sí mismos sin estar sometidos a más marco preceptivo que un pequeño conjunto de acciones legalmente prohibidas, lo que se denomina “derecho negativo”. Adam Smith es considerado el primero en expresar esta idea en “La riqueza de las naciones”.

En “El pensamiento secuestrado” (2007) Susan George estudia el clima político, intelectual y cultural que hizo posible la denominada “guerra contra el terror” impulsada por Bush y Cheeney. Según esta autora existe un movimiento “hacia la derecha” de la cultura estadounidense, probablemente iniciado en los años ´70 o quizá antes, que ha conseguido que independientemente de quien gobierne, el centro de gravedad de lo político se sitúe en lo que se ha dado en llamar “neoliberalismo” y “neoconservadurismo”. Es una cultura política basada en engaños, en lo que ella denomina “mentir como estilo de vida”, que conlleva inevitablemente la degradación de la política.

“¿Cómo ha ocurrido esto? ¿Cómo es que han bastado sólo unas décadas para que los ideales estadounidenses, expresados en algunos de los documentos políticos más inspiradores que se han escrito, estén pisoteados en el fango? ¿Cómo puede el país cuyo primer acto independiente fue declarar que todos los hombres han sido creados iguales ser ahora una de las sociedades más desiguales del planeta?” Para Susan George la batalla por ganar la hegemonía ideológica ha sido principalmente cultural y la estrategia desarrollada por la extrema derecha estadounidense para conseguirlo ha sido plenamente rentable.

Anónimo dijo...

Parece por tanto que esta estrategia de la Fox podría enmarcarse en esta tendencia de aletargamiento cultural, dado que para ellos cultura y política son inseparables, en el que la censura ha dejado de ser necesaria. Tras décadas en las que la televisión ha sido fuente de todas las noticias de la mayoría de los estadounidenses la cabecera de los Simpson no hace sino emplear y difundir una noticia que no podrá ser nunca ya noticia. Quema, agota el argumento reivindicativo de Banksy (http://www.banksy.co.uk/) transformándolo en irrealidad. Sería el camino inverso al trazado con los realities, donde las noticias “reales” han sido sistemáticamente suplantadas con noticias triviales.

Ni Europa, ni España, son aún Estados Unidos. Creo que aún tenemos capacidad de maniobra o al menos alguna responsabilidad en evitar este “deslizamiento radical de la cultura”. Tanto Susan George como Manuel Castells lamentan la pereza intelectual del pensamiento progresista para contrarrestar esta hegemonía cultural de la que tan fácilmente detectamos los síntomas pero de la que parece muy difícil escapar. Tendremos que ponernos a la tarea o “Vendrá la realidad y nos encontrará dormidos”. Un título de Santiago Alba Rico publicado también en 2007.
Rosa Colmenarejo

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con lo que han dicho mis compañeros. Vivimos en una sociedad de consumo, donde ha llegado un momento en que lo que importa no es ¿qué consumir? o ¿por qué consumir?, sino más bien ¿qué no consumir? y ¿por qué no consumir?. Me ha sorprendido bastante el dato acerca de los asentamientos chavolistas. Pero en realidad si se piensa un poco en ello, no resulta tan raro, pues en los países desarrollados (que parecen ser el modelo a seguir por todos los demás) es más probable que pasemos más tiempo delante del televisor o del ordenador que de un libro.

Tenemos a nuestro alcance muchísima información, tanta que no sabemos hacer buen uso de ella. Un buen ejemplo de ello es la cabecera de este capítulo de los Simpsons. De ella saco dos conclusiones. Por un lado se ha respetado la libertad de expresión y se ha suprimido por tanto la censura de un asunto, a mi parecer, tan comprometedor como este este. Y por otro lado, pienso que nosotros mismos somos un reflejo de esos trabajadores alienados, porque aunque no estemos trabajando en la fabrica, somos testigos de lo que allí ocurre y, aún así, no hacemos nada al respecto. Lo que me lleva a pensar que con censura o sin censura, la respuesta ha venido a ser la misma, pues muchos conocen de sobra la situación infrahumana en que viven muchos trabajadores y parece que como si de la tele se tratara, cambian a uno de los muchos canales que ofrece su tele por cable a otro que les provoque menos quebraderos de cabeza.

CLARA I. PERDICES

Anónimo dijo...

*Permitidme usar esta entrada para hacer referencia a otra: He escrito en la entrada sobre la película "Dogville", si alguien la ha visto y quiere comentar algo me encantaría reabrir ese debate.
¡Un saludo!
Julia

Sergio dijo...

Hola a todos.

Esa cabecera, además de siniestra, es interesante.
¿Autocrítica o estrategia publicitaria? Más bien la segunda.
Cuando la mayoría habla sobre este tema surge la idea de "perder"o "desplazar" los valores. La mayoría de los participantes al debate parece tener un punto de referencia ético del que nos hemos movido. Hay un centro, una esencia o un paraíso perdido. Es una estrella polar que nos guía hacia no sé bien que lugar. Y por eso quiero preguntaros a todos, ¿Cuáles son esos valores perdidos? Hacia donde nos lleva ese faro? ¿Es tierra firme, o es un hielo frágil y en movimiento? Acaso no es posible que no sea que los valores se han perdido o desplazado, sino que simplemente se han cambiado por otros. El mundo cambia, ¿los valores no? De lo único que podemos ser responsables es de lo que hacemos y es en ese hacer donde debemos vernos reflejados. Somos responsables de que ese cambio sea para mejor... que no nos lleve a un callejón sin salida. el cambio no es malo, lo malo puede ser dónde nos conduce ese cambio.
Un hecho común en esta nuestra era posmoderna es el profundo pesismismo que la asola. El paso del pensamiento fuerte, de los grandes relatos de la humanidad a un pensamiento débil, a una historieta humana, parece que ha hecho, quizás desde aquellos que añoran esos Cuentos con mayúsculas, que la confianza en el ser humano sea un producto escaso.

Quiero remitir a un programa de redes bastante interesante. Se llama "Desmontando mitos sobre el mundo".
Podeis verlo aquí, es largo pero vale la pena si no lo habeis visto.
http://www.rtve.es/mediateca/videos/20100530/redes-30-05-10-desmontando-mitos-sobre-mundo/786197.shtml
Resumiendo, este reportaje, intenta demostrar con datos estadísticos que la humanidad no va tan mal como se nos quieres hacer creer. (Se podrían discutir las fuentes de los datos estadísticos, pero tampoco nos vamos a poner exquisitos).

Para acabar, sugiero siempre buscarle los tres pies al gato y ante cualquier discurso apocalíptico ver siempre que hay tras la bambalinas y recordar que lo único que siempre se nos muestra son las sombras de la realidad. Al final todo queda reducido a eso. Apariencia, ¿para qué? Simplemente para vendernos algo, lo que cambia en cada época es ese algo,¿y cómo nos lo venden ahora? Nos Lo dijo ese personaje eterno...con "palabras, palabras, palabras". Que, gracias (o desgracia)a la democracia, es el arma más poderosa que tienen estos comerciantes. El cuarto poder creo que lo llaman.

Victor Garcia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Victor Garcia dijo...

Para comenzar, solo tengo que decir que sin duda este artículo de “El País” me ha chocado bastante, es decir, me ha sorprendido brutalmente. Primeramente, creo que ha sido de gran ayuda que la autora de este artículo haya introducido un pequeño video para aclarar y explicar más aún la situación. Es extraño entender y comprender como una serie tan famosa reconocida mundialmente, por transmitir una fuerte carga de ideales sobre política, religión y todos aquellos ámbitos que afectan a la sociedad sea después de tantos años, un doble filo, en otras palabras, que todo por lo que era apreciada y todo lo que la rodeaba llegue a ser hoy en día, la propia y pura hipocresía, de que todo lo que rodea a esta serie sea una farsa, una mentira, un simple triste entretenimiento para manipular a aquellas pobres mentes intelectuales. Quizás las palabras que más me hayan impresionado de la opinión de esta autora sean cuando dice hasta tal punto, que la censura en occidente ya no es necesaria, aquí se demuestra que la sociedad europea no es como todo el mundo piensa que es, sino que ha cambiado tanto que lo único que nos interesa en esta época son los dichos de “que se salve quien pueda” y “tonto el ultimo”.

Anónimo dijo...

No estoy de acuerdo con la idea de que estamos ante el fin de la censura. Considero que lo que da esta impresión es la manera sutil en que funciona la censura hoy en dia. No se censura lo que aparece en un programa de humor, porque el humor no es tomado en serio por la mayor parte de los espectadores. Sin embargo incluso un director de tanto éxito como "Michael Moore" tiene relativamente dificil distribuir sus documentales, que por otro lado tienen un mensaje que no se aleja mucho de la politica que abiertamente declarar desear llevar a cabo miembros del partido demócrata. Si es así para alguien a quien no le faltan ya recursos economicos como para financiar sus propiosproyectos, ¿Como será para quien quiera establecer proyectos más críticos con menos financiación? Por otro lado a través de pleitos y de la anonimidad a menudo se impiden las criticas a las figuras publicas que controlan la economía y la sociedad. En tercer lugar nos encontramos ante el problema de la desinformación. Se inundan los medios de comunicación con mentiras o trivialidades de modo que las verdades importantes, la información que debería llevarnos a tomar acción politica (como minimo a votar a partidos politicos diferentes de los ya establecidos en el poder), queda escondida bajo una avalancha de cotilleos.
En definitiva, la censura sigue existiendo, en dos formatos principales. La que hace uso del dinero, el anonimato y las artimañas legales para esconder los mensajes, y la que esconde la información bajo implantes de silicona, vestidos de Agatha Ruiz de la Prada, mensajes que refuerzan el sentimiento de que nuestro destino está en manos de otros y trivialidades varias. Con suerte podremos enseñan a nuestros contemporaneos o a generaciones futuras a buscar su información en lugares más reconditos, y sobre todo, a actuar en consecuencia.

Yolanda dijo...

Volviendo al tema del consumismo que generó Julia a colación de la cabecera de los Simpsons. Creo que la misma sociedad nos crea la necesidad (totalmente engañosa) de ser consumistas, y aquellos que podemos permitirnos el lujo de serlo, ponemos como excusa, para dejarnos arrastrar, que la sociedad, que el mundo, es más fuerte que nosotros y que, por ello: poblecitos, nosotros, meras marionetas en manos del capitalismo...somos bastante hipócritas, en general. Sí es cierto que desde pequeños, nos hacen sentir que seremos más felices si tenemos, si poseemos...con ocho añitos juguetes, con 18 ropa y móvil, con 30 casa y coche...y lo más importante,queremos de todo, cuanto más, mejor...¿Por qué conformarse con uno cuando puedes tener veinte? ¿Por qué cuando compramos más cosas somos más felices?. Ahora bien, una vez que nos paramos a reflexionar no hacemos más, no cambiamos las cosas (estoy hablando generalizando mucho) porque tampoco estamos dispuestos a molestarnos lo suficiente, porque es más fácil echar la culpa a la mala de la sociedad que "me metió esto en la cabeza cuando era pequeño". Y entroncando con los Simpson,como mis compañeros no confiaré en el ser humano ni en el futuro (eso era de la Ilustración), ni tampoco en que la únión hace la fuerza (esos son movimientos sociales que pasaron de moda...), seguiremos echando la culpa a la malvada sociedad y viendo la serie.

Yolanda dijo...

Pero quiero pensar, a pesar de lo expuesto anteriormente, que al menos, si unas personas comentamos esto en un blog es porque sí nos importa, y que si hablamos de ellos en nuestros trabajos, con nuestras familias... algo, en alguien, quedará,y que cuando pasemos esta etapa horrible de individualismo y falta de ideologías en la que estamos inmersos, tal vez, aquellos en cuyas cabezas hayamos sembrado nuestras utópicas y molestas ideas, puede, y recalco, sólo, tal vez, que recuerden que poseer mucho no equivale a tener mucha felicidad. Y entonces, de nuevo, la poesía de Celaya, volverá tener sentido.

IVÁN dijo...

VAYA POR DELANTE QUE ME PARECE MUY INTERESANTE ESTE INTERCAMBIO DE OPINIONES.
UN DÍA ESCUCHÉ A UN REFUGIADO DE LA DICTADURA CASTRISTA SEÑALAR QUE CON EL ESTÓMAGO VACIO EL ORGULLO Y LA REBELDÍA SE MARCHABAN. SIN EMBARGO, CREO QUE EN NUESTRA SOCIEDAD PASA TODO LO CONTRARIO, PIENSO QUE VIVIMOS TAN BIEN, TAN A GUSTO EN NUESTRO SOFÁ, CON NUESTRA CERVECITA LIGHT CON LOS COLEGAS, CON LOS 400 EUROS TODOS LOS MESES AUNQUE NO TRABAJE NI BUSQUE EMPLEO...QUE NO NOS VAMOS A PREOCUPAR EN LEVANTAR LA VOZ Y PROTESTAR PORQUE HAYA UNOS POBRECITOS(LA MAYORÍA DE VECES SERES DE OTRA RAZA, NO LA BLANCA)QUE ESTÉN TRABAJANDO EN UNAS CONDICIONES DEPLORABLES, LA SOCIEDAD DEL BIENESTAR NO NOS PERMITE ESE TIPO DE PROTESTAS, NO ENTRA DENTRO DE NUESTROS ESQUEMAS MENTALES...SÓLO SOMOS CAPACES DE HABLAR SOBRE ELLO EN UN BLOG.
POR OTRO LADO, CLARO QUE HEMOS CAMBIADO NUESTROS VALORES, Y ESTAMOS ENCANTADOS DE QUE HAYA SIDO ASÍ, LO QUE OCURRE ES QUE NO HEMOS PISADO EL FRENO A TIEMPO, HEMOS DEJADO A UN LADO LOS VALORES CORRECTOS O SON UNA MINORÍA LOS QUE HAN SOBREVIVIDO A ESE CAMBIO. NO OBSTANTE, NO PODEMOS NI DEBEMOS SER CATASTROFISTAS, AL MENOS ESTAS REFLEXIONES NOS SIRVEN PARA DESCUBRIR A UN GRUPO DE PERSONAS QUE NO ESTAMOS CONTENTOS CON ESE CAMBIO DE VALORES Y SEGURO QUE CADA UNO DE NOSOTROS INTENTA MEJORAR LA SITUACIÓN DESDE NUESTRO CAMPO DE INFLUENCIA...QUE NOS FALTA ORGANIZACIÓN Y MUCHO TRABAJO, CLARO, HE DICHO QUE NO DEBÍAMOS SER CATASTROFISTAS, NO QUE CREYESE EN LOS MILAGROS.

UN SALUDO A TODOS.

Anónimo dijo...

Me parece estón de Guadalupe un poco pesimista e incluso algo conformista con el mundo de hoy día. Yo creo que no hay nada más potente que la palabra, y si algún día no lo creyese ni lo creyésemos estaríamos perdidos. Pues ... pensemos que si no es mediante el uso de la palabra, el dialogo y otros métodos oratorios ¿cómo se arreglarían los problemas humanos? ¿A guantazos? por esto me parece algo insensato este comentario, partiendo de la base de que nunca se debe perder la confianza en la palabra puesto que somos seres racionales y las cosas se arreglan racionalmente, y no hay nada mas racional que expresar mediante el lenguaje (sea cual sea el lenguaje que utilicemos, llamese lenguaje escrito, oral o artistico musical cinematográfico o incluso fotográfico)nuestras ideas y nuestros pensamientos. Entre otras cosas, porque el lenguaje es el unico instrumento que poseemos y teniendo en cuenta a demás que vivimos en una sociedad libre (o no, que ese sería otro tema) pero al menos como se dice en este artículo, libre de expresión si que es. No existe censura. Pero no es que no exista censura que el arte no consigue nada, sino porque siempre los grandes movimientos revolucionarios han estado movidos por masas, por una mayoria que defendia y creía en ese ideal que manifestaban, y ese es el verdadero problema de la sociedad en general y del arte en particular. La sociedad de hoy no tienes unos ideales propios sino que son los ideales de una mayoria de una masa, y el arte por desgracias es una cosa de pocos. De hecho hoy día los grandes políticos y jefes de instituciones siguen pegados a la televisión, períódicos, radios... para contrastar la opinion publica que se tiene sobre ellos y su trabajo. Sin ir mas lejos Saramago fue censurado o casi censura por la Iglesia en uno o varios de sus libros en pleno Siglo XXI. En los propios foros de internet, grandes empresas pagan a usuarios para que comenten bien sobre sus marcas. No hay duda de que el arte tiene un fuerte poder social. Los propios anuncios de televisión no es más que esto, un buen anuncio vende. y eso es gracias al arte ye l uso del lenguaje. Los politicos no hacen mas que esto, tratan de convencer y resultar convincentes. Y eso es sólo una breve manifestación del poder del arte ( del arte de lo oratoria en este caso).

Rosario Lara

Anónimo dijo...

Me parece estón de Guadalupe un poco pesimista e incluso algo conformista con el mundo de hoy día. Yo creo que no hay nada más potente que la palabra, y si algún día no lo creyese ni lo creyésemos estaríamos perdidos. Pues ... pensemos que si no es mediante el uso de la palabra, el dialogo y otros métodos oratorios ¿cómo se arreglarían los problemas humanos? ¿A guantazos? por esto me parece algo insensato este comentario, partiendo de la base de que nunca se debe perder la confianza en la palabra puesto que somos seres racionales y las cosas se arreglan racionalmente, y no hay nada mas racional que expresar mediante el lenguaje (sea cual sea el lenguaje que utilicemos, llamese lenguaje escrito, oral o artistico musical cinematográfico o incluso fotográfico)nuestras ideas y nuestros pensamientos. Entre otras cosas, porque el lenguaje es el unico instrumento que poseemos y teniendo en cuenta a demás que vivimos en una sociedad libre (o no, que ese sería otro tema) pero al menos como se dice en este artículo, libre de expresión si que es. No existe censura. Pero no es que no exista censura que el arte no consigue nada, sino porque siempre los grandes movimientos revolucionarios han estado movidos por masas, por una mayoria que defendia y creía en ese ideal que manifestaban, y ese es el verdadero problema de la sociedad en general y del arte en particular. La sociedad de hoy no tienes unos ideales propios sino que son los ideales de una mayoria de una masa, y el arte por desgracias es una cosa de pocos. De hecho hoy día los grandes políticos y jefes de instituciones siguen pegados a la televisión, períódicos, radios... para contrastar la opinion publica que se tiene sobre ellos y su trabajo. Sin ir mas lejos Saramago fue censurado o casi censura por la Iglesia en uno o varios de sus libros en pleno Siglo XXI. En los propios foros de internet, grandes empresas pagan a usuarios para que comenten bien sobre sus marcas. No hay duda de que el arte tiene un fuerte poder social. Los propios anuncios de televisión no es más que esto, un buen anuncio vende. y eso es gracias al arte ye l uso del lenguaje. Los politicos no hacen mas que esto, tratan de convencer y resultar convincentes. Y eso es sólo una breve manifestación del poder del arte ( del arte de lo oratoria en este caso).

Rosario Lara

Anónimo dijo...

Me parece estón de Guadalupe un poco pesimista e incluso algo conformista con el mundo de hoy día. Yo creo que no hay nada más potente que la palabra, y si algún día no lo creyese ni lo creyésemos estaríamos perdidos. Pues ... pensemos que si no es mediante el uso de la palabra, el dialogo y otros métodos oratorios ¿cómo se arreglarían los problemas humanos? ¿A guantazos? por esto me parece algo insensato este comentario, partiendo de la base de que nunca se debe perder la confianza en la palabra puesto que somos seres racionales y las cosas se arreglan racionalmente, y no hay nada mas racional que expresar mediante el lenguaje (sea cual sea el lenguaje que utilicemos, llamese lenguaje escrito, oral o artistico musical cinematográfico o incluso fotográfico)nuestras ideas y nuestros pensamientos. Entre otras cosas, porque el lenguaje es el unico instrumento que poseemos y teniendo en cuenta a demás que vivimos en una sociedad libre (o no, que ese sería otro tema) pero al menos como se dice en este artículo, libre de expresión si que es. No existe censura. Pero no es que no exista censura que el arte no consigue nada, sino porque siempre los grandes movimientos revolucionarios han estado movidos por masas, por una mayoria que defendia y creía en ese ideal que manifestaban, y ese es el verdadero problema de la sociedad en general y del arte en particular. La sociedad de hoy no tienes unos ideales propios sino que son los ideales de una mayoria de una masa, y el arte por desgracias es una cosa de pocos. De hecho hoy día los grandes políticos y jefes de instituciones siguen pegados a la televisión, períódicos, radios... para contrastar la opinion publica que se tiene sobre ellos y su trabajo. Sin ir mas lejos Saramago fue censurado o casi censura por la Iglesia en uno o varios de sus libros en pleno Siglo XXI. En los propios foros de internet, grandes empresas pagan a usuarios para que comenten bien sobre sus marcas. No hay duda de que el arte tiene un fuerte poder social. Los propios anuncios de televisión no es más que esto, un buen anuncio vende. y eso es gracias al arte ye l uso del lenguaje. Los politicos no hacen mas que esto, tratan de convencer y resultar convincentes. Y eso es sólo una breve manifestación del poder del arte ( del arte de lo oratoria en este caso).

Rosario Lara

Anónimo dijo...

Parece que esta entrada no deja lugar para la duda. Estoy de acuerdo chicos: el arte ha perdido absolutamente su lugar en esta sociedad. Suscribo la práctica totalidad todas vuestras intervenciones. Sin embargo, no estoy de acuerdo con la idea de Guadalupe Ruiz Fajardo acerca del fin de la censura. La censura existe en la cultura occidental tanto o más que en la cultura oriental. Evidentemente nos impacta enterarnos de que la población china no podrá utilizar más Google, nos llama la atención que Yoani Sánchez nos cuente sin tapujos los entresijos del régimen cubano a través de su blog, que una pareja gay sea condenada a muerte en un país musulmán por pasear de la mano o que cada año mueran más de 60 periodistas en todo el mundo haciendo su trabajo. Sin embargo no percibimos la censura y la manipulación que sigue habiendo a nuestro alrededor. Y es que la palabra tiene más fuerza que nunca, de modo que el sistema se encarga de desarrollar nuevos formas de censura y manipulación para que el rebaño que enciende la tele tenga su zanahoria y sea feliz. La palabra es del sistema. Dejemos de ser autocríticos y creer que los jóvenes de nuestra sociedad –o el arte- no se comprometen. El gran problema de nuestra sociedad no es la falta de valores o de compromiso social: es la ignorancia. ¿El fin de la censura en la sociedad occidental? Un periodista muere disparado por un soldado de EE.UU. y no pasa nada; un político de la oposición no responde nunca preguntas en rueda de prensa pero aparece y hace declaraciones cuando le apetece (o aparece poco, aconsejado por su equipo, como táctica para llegar al poder) y nadie cae en la cuenta; un canal de radio o televisión, un periódico, tratan un mismo tema desde enfoque absolutamente opuestos, etc. etc. La palabra tiene tanto poder que el presidente cambia unos ministros por otros que saben explicar mejor las cosas... La palabra es más indispensable que nunca.

JUANMA PRIETO

Anónimo dijo...

Parece que esta entrada no deja lugar para la duda. Estoy de acuerdo chicos: el arte ha perdido absolutamente su lugar en esta sociedad. Suscribo la práctica totalidad todas vuestras intervenciones. Sin embargo, no estoy de acuerdo con la idea de Guadalupe Ruiz Fajardo acerca del fin de la censura. La censura existe en la cultura occidental tanto o más que en la cultura oriental. Evidentemente nos impacta enterarnos de que la población china no podrá utilizar más Google, nos llama la atención que Yoani Sánchez nos cuente sin tapujos los entresijos del régimen cubano a través de su blog, que una pareja gay sea condenada a muerte en un país musulmán por pasear de la mano o que cada año mueran más de 60 periodistas en todo el mundo haciendo su trabajo. Sin embargo no percibimos la censura y la manipulación que sigue habiendo a nuestro alrededor. Y es que la palabra tiene más fuerza que nunca, de modo que el sistema se encarga de desarrollar nuevos formas de censura y manipulación para que el rebaño que enciende la tele tenga su zanahoria y sea feliz. La palabra es del sistema. Dejemos de ser autocríticos y creer que los jóvenes de nuestra sociedad –o el arte- no se comprometen. El gran problema de nuestra sociedad no es la falta de valores o de compromiso social: es la ignorancia. ¿El fin de la censura en la sociedad occidental? Un periodista muere disparado por un soldado de EE.UU. y no pasa nada; un político de la oposición no responde nunca preguntas en rueda de prensa pero aparece y hace declaraciones cuando le apetece (o aparece poco, aconsejado por su equipo, como táctica para llegar al poder) y nadie cae en la cuenta; un canal de radio o televisión, un periódico, tratan un mismo tema desde enfoque absolutamente opuestos, etc. etc. La palabra tiene tanto poder que el presidente cambia unos ministros por otros que saben explicar mejor las cosas... La palabra es más indispensable que nunca.

JUANMA PRIETO

Anónimo dijo...

La censura no sólo no ha desaparecido sino que ha dado paso directamente a la manipulación. Si la Fox no hubiera emitido esta cabecera, hubiera salido a la luz pública de otra manera y hubiera tenido aún más repercusión. Emitirla en sí es una forma de censura de manipulación…restarle importancia al asunto. De una manera u otra Fox iba a manipular. Una nueva forma de censura: obviar la información, no darle oportunidad a la verdad –en política no hacer declaraciones…-

Efectivamente el arte ha perdido voz y voto en la sociedad actual. No pinta nada (qué bien traído…) Pero realmente la sociedad en la que vivimos (finales del XX-principios del siglo XXI) no ha hecho nada por el arte. Vayamos a la juventud. Sí, suena muy bien eso de que nuestra generación es conformista pero ¿por qué razón los jóvenes más preparados de la historia van a hacer algo por una sociedad que no les da oportunidades? Y para no andarme por las ramas, aterrizo ¿por qué el arte de hoy va a hacer algo por esta sociedad que le está destruyendo por completo y sólo se interesa por el capitalismo cultural? Por desgracia, no es tiempo para que nazca un Miguel Hernández, resurja la poesía social o el teatro de Buero Vallejo. La palabra tiene importancia pero ya no es del arte ni es nuestra.

JUANMA PRIETO

yolanda dijo...

Estoy totalmente deacuerdo con mi compañera Yolanda. Somos todos hipócritas y no queremos ver la sociedad que tenemos. Estamos más cómodos, como diría Iván, en nuestro sofá y tranquilitos.
La sociedad es apática y cómoda y somos borregos.
De momento, no creo que este tipo de sociedad capitalista y egocéntrica vaya a cambiar para mejor. Los que hemos tratado y tratais con adolescentes vemos los valores que tienen y que han nacido ya en una sociedad individualista y egoísta y eso es muy complicado de cambiar. La culpa de esto la tenemos todos: la sociedad, los padres, los centros educativos...
Enlazando con los Simpson, no confío yo mucho en el cambio del ser humano. "el mayor enemigo del ser humano, es él mismo".

Juan Caballero Castro dijo...

A la sociedad no le importa que se maten animales para hacer merchandasing de los simpson y que se utilice mano de obra barata e incluso infantil para realizar muñecos de los simpson.

Somos una sociedad consumista en la que nada importa, lo único que importa es el poder que jamás puede ser silenciado por obras de arte o mediante censura...

A la gente le gusta ver este tipo de dibujos, no debemos de olvidar que en la propia serie, Rasca y Pica son dibujos agresivos donde se matan y que a Lisa y Bart les gusta y disfrutan.

A los niños de hoy en día les gusta y no por eso son agresivos...Es decir, lo expuesto en los dibujos no afecta a la sociedad.

Precisamente en él capítulo de hoy día 22 de agosto, a un hombre (El padre del doctor Flin) lo han revivido despues de muerto y se ha convertido en un Frankestein, matando a muchas personas...

Estamos en una sociedad consumista en la que lo único que importan es el consumismo, las películas sangrientas, los dibujos sangrientos (¿¿os acordais de South Park??)...

JUAN CABALLERO CASTRO.

Anónimo dijo...

whoah this blog is great i love reading your articles.
Stay up the great work! You understand, a lot of individuals are hunting
around for this information, you could aid them greatly.
My homepage ... social media

Anónimo dijo...

These are truly enormous ideas in on the topic of blogging.
You have touched some good factors here. Any way keep up wrinting.
My webpage > sell iraqi dinar

Anónimo dijo...

Malaysia & Singapore & brunei finest internet blogshop for wholesale & supply
korean add-ons, earrings, earstuds, choker, rings, bracelet,
hair & bracelet add-ons. Deal 35 % wholesale rebate. Ship Worldwide
Also visit my blog - unemployment.ohio.gov

Anónimo dijo...

Malaysia & Singapore & brunei best on-line blogshop for wholesale & supply korean add-ons,
accessories, earstuds, choker, rings, hair, bracelet & bangle add-ons.
Offer 35 % wholesale price cut. Ship Worldwide
Also see my web page - viagra

Anónimo dijo...

Malaysia & Singapore & brunei finest internet blogshop for wholesale & quantity korean
add-ons, accessories, earstuds, necklace, rings,
trinket, hair & bangle add-ons. Deal 35 % wholesale price cut. Ship Worldwide
Feel free to surf my homepage Alberta New Home Warranty

Anónimo dijo...

Just want to say your article is as astonishing. The clarity in your post is simply great and i can assume you're an expert on this subject. Fine with your permission let me to grab your feed to keep up to date with forthcoming post. Thanks a million and please continue the gratifying work.
My site - best contractors near orlando

Anónimo dijo...

http://site.ru - [url=http://site.ru]site[/url] site
site

Anónimo dijo...

Great blog here! Also your web site lots up very fast! What host are you the usage of?
Can I am getting your associate link in your host? I desire my site loaded
up as fast as yours lol

my site - Miami diet centers
My web page - FDA approved diet and appetite suppressors in Miami

Anónimo dijo...

Great article, totally what I wanted to find.


Have a look at my web blog - comedy

Anónimo dijo...

If you would like to grow your familiarity simply keep visiting this site and be updated with
the hottest information posted here.

Also visit my web page - look at hot sex pussy movies xxx videos - www.tube8.su
-