martes, 26 de abril de 2011

Madres de alquiler



Podía haber puesto una imagen del hijo de Elton John y su pareja David Furnish, pero he optado por otras que apelan también a los sentimientos. Son imágenes del documental sin diálogos "Bebés", del francés Thomas Balmès (http://www.elmundo.es/elmundo/2011/04/20/cultura/1303266566.html)

Tanto El País como El Mundo han coincidido en informar de este estreno junto con el de la aparición del libro de la también francesa, feminista y filósofa Elizabeth Bandinter titulado "La mujer y la madre"


Parece ser que estas obras sugieren el debate de hasta qué punto la maternidad es algo natural o social. Con esta cuestión de fondo, la pregunta es más concreta, pues se refiere a una nueva forma de maternidad que permite la paternidad incluso a varones homosexuales. Me refiero a las "madres de alquiler" o "madres sustitutas": ¿debería legalizarse en nuestro país un tipo de contrato que permitiera vender o ceder la gestación? ¿en qué condiciones, en qué supuestos?

21 comentarios:

Julia M. V. dijo...

Mi opinión es clara en este asunto: un rotundo SÍ. Todo el mundo debería tener derecho a tener sus hijos como quiera y cuando quiera (respetando ciertos límites legales y éticos). Y si hoy en día tenemos la suerte de que los avances científicos nos permiten mejorar y superar las dificultades biológicas (me estoy refiriendo a la reproducción asistida, fecundación in vitro, etc.); ¿por qué no permitir, además, los “vientres de alquiler”? Sería una contradicción no hacerlo.

Y la mejor manera de “hacerlo bien” es legalizándolo, con unas normas por supuesto y velando por el cumplimiento de las leyes que se estipulen. ¿En qué supuestos? Paternidad entre parejas homosexuales, infertilidad femenina, por ejemplo.

En cuanto a si la maternidad es social o natural: Lo natural, lo más primario (instinto de todo animal) es reproducirse, tener descendencia; en el ser humano cobra más sentido con el ámbito social; más que la “supervivencia de la especie”, se piensa en otros valores a la hora de crear una familia (simbiosis con la pareja, el propio valor de “familia”, etc.). Por lo tanto, digo que es naturalmente social, o tan social como natural, valga el juego de palabras.

Quiero añadir algo a este debate: en cuanto al concepto de Familia, apuesto por cambiar el sentido de “familia tradicional” (papá, mamá y los niños), por romper de una vez por todas con eso, y adaptarnos a nuestro tiempo y no quedarnos anclados en el pasado. Las familias son y deben ser diversas, eso nos enriquece y nos mejora como personas más tolerantes.

¡Un saludo!

Ana María dijo...

No podría estar más de acuerdo con el comentario de Julia, me parece genial todo lo que ha escrito y lo ha expuesto maravillosamente bien.

A partir de aquí, por supuesto pienso que las parejas homosexuales pueden tener hijos, pero cada vez que pienso en los vientres de alquiler me asaltan muchas preguntas a mi mente. Parto de la base de que estoy de acuerdo con el aborto y de que la mujer es libre para decidir, pero ¿cómo una mujer que una vez ya ha decidido seguir adelante con el embarazo, después de nueve meses puede "vender" o dar a ese bebe que ha llevado dentro, aunque sea dentro de su vientre de alquilado?

La mujer que alquila su vientre ¿qué hace? ¿cuándo nace ese niño lo da a la familia que ha pagado por él y ya se olvida del niño para siempre? ¿Da a luz y se olvida?

Todos conocemos la polémica que hay con los famosos niños robados y estamos viendo como esas madres sufren, por eso no me queda muy claro como una mujer puede alquilar su vientre y llevar un bebe dentro nueve meses, aunque se haya quedado embarazada por reproducción asistida, o in vitro, aunque no lleve sus genes, pero lo ha llevado dentro suyo y algo tienen que sentir por ese bebe, ¿cómo se puede desprender de él tan fácilmente y olvidarlo para siempre? ¿hasta dónde llega el poder del dinero?

No se... lo de los vientres de alquiler no lo veo muy claro, porque ¿y si después de unos años esa mujer comienza a tener interés por ese niño que ha llevado dentro, ¿cómo reaccionarían los que hacen de padres de ese bebe? Es un tema delicado. Yo me decanto más por la opción de adoptar a un niño ya nacido y ayudarle que alquilar un vientre.

Y en cuanto al concepto de "familia" pues por supuesto creo en unas familias diferentes a las tradicionales, puede haber dos papás y dos mamás. Y aceptar esto como normal va en la educación. Yo si alguna vez soy madre educaré a mis hijos desde pequeños para que vean que hay otras opciones y que son igual de respetables todas. y si todos hacemos lo mismo los hijos de parejas homosexuales serán igual de felices y aceptados que los hijos de las parejas heterosexuales.

Ana Mª Morales Ramírez

Iván dijo...

¡Hola a todos!

Sobre este asunto mi respuesta es Sí, muchas personas serían más felices si tuvieran la posibilidad legal de acceder a la maternidad o paternidad por una vía "externa" a ellos mismos.
Sin embargo, y con el único propósito de incorporar otra variante al debate,si nos planteamos este supuesto desde un lugar totalmente alejado de lo sentimental, esto podría derivar en una problemática similar a la del aborto en el aspecto económico, es decir, ¿todo el proceso de fecundación y gestación sería financiado por las arcas del Estado o de manera privada por los futuros padres? ¿Qué salario debe cobrar una madre de alquiler?...
En fín, supongo que todos queremos la felicidad de las personas que nos rodean y si ésta se consigue sin hacer daño y aprovechando los avances científicos, pues la respuesta parece obvia, sin embargo, estoy seguro de que aparecerían voces contradictorias si realmente esta opción fuese a llevarse a cabo.

Anónimo dijo...

Hombre, ¿Cómo no van a surgir voces contradictorias? Yo no creo que todo pueda estar a la venta, un útero no es una cosa que pueda alquilarse como un piso o un coche. Estamos hablando de personas, no de bienes inmuebles. Además, ¿qué pasaría si después de dar a luz la madre de alquiler se arrepiente? Bueno, al menos es mi opinión ¡Un saludo!

Iván dijo...

Je,je,je, lógicamente una "madre de alquiler" debe saber muy bien el compromiso que contrae,no la están obligando, esto no es un juego de niños...¡pero mira!, me has dado una idea, a lo mejor el martes me arrepiento de querer trabajar y no aparezco por el curro...¡Seamos serios!

Anónimo dijo...

Yo me muestro a favor de las madres de alquiler,pues todo lo que sea favorecer y ayudar a los demás me parece positivo.

Ahora bien, leyendo todos los comentarios y pensando un poco en la cuestión a lo largo de estos días, permitir o estar a favor de los vientres de alquiler conlleva ciertos dilemas.
Uno de ellos es que es algo que debe de estar regulado. Primero por la salud de esa mujer que se presta a ser madre de alquiler, el niño y los futuros padres,segundo para establecer unas condiciones en ese acto que determinen las pautas que se van a seguir pero también para evitar un posible "mercado negro".
Pero si se regula ser madre de alquiler como una actividad ¿bajo qué condiciones? ¿sería equiparable a un trabajo? ¿estaría remunerado? ¿o sería un acto altruista donde la mujer no obtiene nada a cambio?
Si se regulase como una actividad remunerada bajo mi punto de vista aparecen dos problemas éticos, uno, es obtener dinero de la gestación y el otro es comercializar con el cuerpo de la mujer, reduciéndola a máquina criadora de bebés.

El segundo dilema que me viene a la cabeza es el que también ha aparecido por aquí, el aspecto sentimental. Sin embargo, creo que Iván lo ha dejado claro, ser madre de alquiler es llevar en tu vientre el hijo de otra persona, ya está, no es tu hijo ni va a serlo nunca, por mucha carga genética (o no) que pueda llevar.

Yo me inclino por una vía intermedia, algo utópica e ideal quizás, ser madre de alquiler de manera altruista y en casos de familiares y amigos.
Sin embargo, he de decir que aunque esté a favor y éste sea mi punto de vista, sigo viendo problemas y complicaciones respecto a este asunto.

Cristina.

Yolanda P.M dijo...

Hola a todos!! Creo que esta cuestión no debería entrañar tantos problemas. En cuanto a si la maternidad es algo natural creo que primariamente sí, ya que como seres vivos que somos, poseemos un afán reproductor bastante marcado. Evidentemente, tratándose de humanos, también posee un componente social: podemos elegir cuándo deseamos convertirnos en madres, con quién (si es que no queremos serlo solas...), es decir, hemos racionalizado la maternidad. Esta racionalización hace 40 años parecía impensable, algunos de los avances que permitían lo anteriormente mencionado aun no habían llegado a nuestro país y, habiendo llegado, eran mal vistos por un amplio, católico e implacable observante de la moral ajena, sector de la sociedad.
Como la mayoría de mis compañeros, y en relación con lo anterior, no veo nada de malo en que una mujer utilice una de las propiedades de su cuerpo para beneficiar a sectores de la sociedad privados de dicha propiedad. Si esto es regulado mejor (exactamente igual que la prostitución, por ejemplo)ya que se evitará que personas perversas se lucren de las necesidades de otras.Creo, además, que si se hace de manera remunerada no hay ningún problema, ya que una persona está haciendo un servicio a otra, y, por ello, debe recibir, un pago.
Este debate se genera, como tantos otros, porque a una parte de la sociedad, incluso a nosotros mismos, le cuesta aceptar los cambios,estamos programados para eso. Pero ¿qué hay de malo en una actividad que solo puede generar felicidad en un montón de familias? (creo que ya hoy en día la palabra familia felizmente cubre ya un amplio espectro).
Quién le iba a decir a mi abuela que ya hoy la píldora anticonceptiva se compra en la farmacia y no tienes que confesarte con el párroco si la tomas....y tantas cosas. ¿Por qué nos dan tanto miedo los cambios?

Ptholome dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ptholome dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Julia M. V. dijo...

Los vientres de alquiler no son un capricho. No sé cómo funciona la regulación a este respecto en EE.UU., pero hay unos supuestos - como en el aborto - para permitir este tipo de intervenciones o no. No es un mero capricho, no es una cuestión de dinero, ni de figura, sino de imposibilidad biológica. Y por supuesto que será caro, estás contratando a alguien durante 9 meses, para algo tan importante como traer una vida al mundo.

El debate estaría en preguntarnos – como ya adelantó Ivan – si el Estado debería correr con los gastos, o con parte de ellos para ayudar a estas familias. Ya que hubo un “cheque-bebé”, ¿habría algo así como un “cheque-vientre-de-alquiler”?

Y lanzo otra pregunta: Cuando hay dificultades para tener un hijo de manera natural (sin intervención médica) ¿Por qué en la mayoría de los casos la adopción es el último recurso? ¿Tanto vale la sangre y la genética? ¿No somos demasiado egoístas?

Julia M. V. dijo...

Los vientres de alquiler no son un capricho. No sé cómo funciona la regulación a este respecto en EE.UU., pero hay unos supuestos - como en el aborto - para permitir este tipo de intervenciones o no. No es un mero capricho, no es una cuestión de dinero, ni de figura, sino de imposibilidad biológica. Y por supuesto que será caro, estás contratando a alguien durante 9 meses, para algo tan importante como traer una vida al mundo.

El debate estaría en preguntarnos – como ya adelantó Ivan – si el Estado debería correr con los gastos, o con parte de ellos para ayudar a estas familias. Ya que hubo un “cheque-bebé”, ¿habría algo así como un “cheque-vientre-de-alquiler”?

Y lanzo otra pregunta: Cuando hay dificultades para tener un hijo de manera natural (sin intervención médica) ¿Por qué en la mayoría de los casos la adopción es el último recurso? ¿Tanto vale la sangre y la genética? ¿No somos demasiado egoístas?

Anónimo dijo...

¡Hola!
Evidentemente considero la maternidad como algo natural. Tarde o temprano a todos, nos sale el instinto maternal/paternal. Pero también es cierto, y aquí estoy de acuerdo con algunos comentarios, en que como seres sociales y racionales que somos, para nosotros los humanos, la maternidad también se convierte en algo social y racional, de manera que la podemos controlar.

Ya he mencionado que a todos o casi a todos, se nos despierta en algún momento el instinto maternal, y bien es cierto que en muchos casos no se puede satisfacer por diferentes motivos: infertilidad, parejas homosexuales, riesgo durante el embarazo… Y la verdad es que, independientemente de cómo sea la unidad familiar (papá y mamá, papá y papá, mamá y mamá, papá, mamá), en cualquier caso se debería poder formar una familia.

Si para conseguirlo la gente decide que prefiere alquilar un vientre en el que gestar a su hijo, pues mejor que esa posibilidad esté legalizada; sino ocurrirá como ha pasado y sigue pasando en muchos lugares, que nos encontraremos con tráfico infantil y de mujeres. Siempre he pensado que si hay que establecer una ley es porque se está incumpliendo, por lo que si nos planteamos si hay que legalizar las madres de alquiler es porque, a fin de cuentas, aunque sea fuera de nuestras fronteras, ya están presentes.
Así que sí, estoy a favor de la legalización de las madres de alquiler, aunque no tengo muy claras las condiciones de esta legalización, es decir, cualquier mujer podría tener en su currículo “madre de alquiler durante 9 meses”, ¿le darían una baja por maternidad?, ¿se dedicaría toda su vida a ser madre de alquiler?…no se. Y si tanto peso tiene la genética, ¿podría reclamar esa madre biológica algún tipo de derecho en el futuro?

De todas formas, pese a apoyar la legalización, creo que la genética no es tan importante, y que ya hay muchísimos niños en el mundo que necesitan un papá o una mamá, que pagarían incluso si pudieran, por tener un papá o una mamá de alquiler. En fin…

Saludos a todos

Clara I. Perdices López

Ptholome dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ptholome dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ptholome dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Opino que debería legalizarse un tipo de contrato que permitiera vender o ceder la gestación. Uno deberia tener derecho de amar a algien y ofrecer un hogar. Las parejas homosexuales, en la misma manera como las heterosexuales, pueden dedicarse a cuidar al hijo.
Para mi ser la madre o padre es una cosa de eleccion. Tambien, las madres que ofrecen su vientre deberian tener derecho de usar su cuerpo. Hoy el dia los gobiernos legalizan sin problemas la prostitucion pero no quieren legalizar las madres de alquiler.
Como alguien mencionó antes, tenemos suerte de haber desarrollado la tecnologia que nos permite hacer las cosas que antes eran imposibles. Tenemos que usarlo en la manera razonable y aprovechar de eso.
Rado

Juan Caballero Castro dijo...

Coincido con Julia que deberia de legalizarse puesto que la maternidad es algo natural, ya que mediante la reproducción en todas las culturas, se pretende tener descendencia. Otra cosa distinta es que se trate de una familia nuclear (compuesta por padre, madre e hijos) o familia extensa (en la que entran los tios, los abuelos, los sobrinos, los hermanos de los padres, etc).

En cualquier caso, la forma en la que se organiza tanto la familia como la forma de relacionarse es de tipo social. No hay que olvidar que hay tribus en las que los hombres aunque estén casados viven con los hombres y las mujeres en un sitio diferente con las hijas, y que el hombre queda con su mujer unicamente para mantener relaciones sexuales.

Opino, que la homosexualidad es algo construido en nuestra sociedad occidental, de modo que este concepto en otras sociedades carece de significado.

La homosexualidad es una elección no solo de actuar, sino de vivir y no por eso hay que juzgarla puesto que si lo hacemos, entramos en el etnocentrismo (en creernos superiores a estas personas).

Los avances cientificos nos permiten que una mujer que "naturalmente" no pueda ser madre por sus medios, por inseminación artificial, pueda serlo.¿Es menos mujer por ser madre por inseminacion artificial?

En el caso de una pareja de homosexuales, ¿es lícito que se casen y que ya sea por madres de alquiler mediante un contrato quieran tener un hijo?.

Personalmente, opino que tenemos que quitarnos los clichés que tenemos en nuentra mente y abrirla y comprender que en este mundo existe una gran diversidad cultural y por tanto, diversidad de elección.

Se trata de una forma más de enfrentarnos a la vida y al tratarse de una construcción social, mi respuesta a la pregunta que se plantea en el blog, coincide con la de Julia en que SÍ DEBE DE LEGALIZARSE.

Siempre hay que mantener unas reglas éticas y morales, pues no se trata de convertirlo en un negocio en el que algunos pretendan hacerse ricos negociando con la vida de seres humanos y aprovechandose del dolor de otros (los padres de alquiler).

JUAN CABALLERO CASTRO.

Juan Caballero Castro dijo...

Coincido con Julia que deberia de legalizarse puesto que la maternidad es algo natural, ya que mediante la reproducción en todas las culturas, se pretende tener descendencia. Otra cosa distinta es que se trate de una familia nuclear (compuesta por padre, madre e hijos) o familia extensa (en la que entran los tios, los abuelos, los sobrinos, los hermanos de los padres, etc).

En cualquier caso, la forma en la que se organiza tanto la familia como la forma de relacionarse es de tipo social. No hay que olvidar que hay tribus en las que los hombres aunque estén casados viven con los hombres y las mujeres en un sitio diferente con las hijas, y que el hombre queda con su mujer unicamente para mantener relaciones sexuales.

Opino, que la homosexualidad es algo construido en nuestra sociedad occidental, de modo que este concepto en otras sociedades carece de significado.

La homosexualidad es una elección no solo de actuar, sino de vivir y no por eso hay que juzgarla puesto que si lo hacemos, entramos en el etnocentrismo (en creernos superiores a estas personas).

Los avances cientificos nos permiten que una mujer que "naturalmente" no pueda ser madre por sus medios, por inseminación artificial, pueda serlo.¿Es menos mujer por ser madre por inseminacion artificial?

En el caso de una pareja de homosexuales, ¿es lícito que se casen y que ya sea por madres de alquiler mediante un contrato quieran tener un hijo?.

Personalmente, opino que tenemos que quitarnos los clichés que tenemos en nuentra mente y abrirla y comprender que en este mundo existe una gran diversidad cultural y por tanto, diversidad de elección.

Se trata de una forma más de enfrentarnos a la vida y al tratarse de una construcción social, mi respuesta a la pregunta que se plantea en el blog, coincide con la de Julia en que SÍ DEBE DE LEGALIZARSE.

Siempre hay que mantener unas reglas éticas y morales, pues no se trata de convertirlo en un negocio en el que algunos pretendan hacerse ricos negociando con la vida de seres humanos y aprovechandose del dolor de otros (los padres de alquiler).

JUAN CABALLERO CASTRO.

María Alférez dijo...

AMORALIDAD

Me parece en cuanto menos indignante que de este foro el 90% de los comentarios estén a favor de legalizar el contratar una "madre de alquiler". Esta cuestión me resulta atroz,no precisamente por el que contrata estos servicios, que evidentemente estará deseoso de tener un hijo y tratarlo como se merece, sino por la propia madre de alquiler.

Es inconcebible para una persona íntegra llevar a un niño 9 meses en su interior y posteriormente desprenderse de él sin mostrar ningún tipo de afecto, a cambio de una remuneración económica.

Esto no es una cuestión política, estamos jugando con los lazos más resistentes del mundo, los que unen a una madre con su hijo.

Dijo el magnífico Charles Baudelaire: "Si existe un fenómeno evidente, trivial, siempre parecido y de naturaleza ante la cual sea imposible equivocarse, es el amor materno. Tan difícil es suponer una madre sin amor materno como una luz sin calor".

En fin, !vamos a comprar!, esto es el capitalismo en su máximo exponente.

¡Os invito a la reflexión!

Mario dijo...

Coincido con el comentarios de arriba que el termino mama de alquiler es indignante. Uno puede tener una opinión acerca de si esta bien o no, pero no me parece correcto hablar de madre de alquiler. Tengo un alquiler en vicente lopez que me brinda la posibilidad de ver cerca un matrimonio de 2 mujeres que tienen su hijo y me parece muy normal

Anónimo dijo...

Ya puestos; Porqué no ir por la calle y, si te gusta un niño, sacas la chequera y preguntas a la madre por cuanto estaría dispuesta a venderlo? A mí, que fuí abandonado por todo un señor médico, no me hubiera importado que mi madre, que se quedo en la más absoluta miseria con 4 hijos, me vendiera en vez de tener que abandonarme en el hospicio donde, aunque fui alimentado y algo educado, las pasé canutas.