miércoles, 26 de marzo de 2008

EL PARCHE MASOQUISTA


La Escuela del sentimiento moral (Shaftesbury, Hutcheson, Smith, Hume) fue una teoría ética característica de la Ilustración inglesa y escocesa. Se basaba en que podemos, e incluso no podemos evitar, solidarizarnos con los demás. Si es alguien suficientemente cercano en el tiempo o en los afectos, sufrimos y disfrutamos con nuestro prójimo. Esto es, tenemos la capacidad de empatizar, de sentir hasta cierto punto los sufrimientos y alegrías de las demás personas.


Por otro lado, el siglo XVIII también produjo en Inglaterra otra teoría ética muy distinta, en parte como desarrollo de la anterior. Me refiero al utilitarismo. Recuerda que el Principio de Utilidad establece que es mejor aquello que proporcione el mayor bienestar al mayor número de personas.


Puedes utilizar estas teorías, o cualquier otra cosa que se te ocurra (como por ejemplo el espíritu penitencial de la Semana Santa) para reflexionar sobre lo que se cuenta en el siguiente enlace. ¿Estupidez o gran idea?
Si lees inglés, es aún mejor: http://www.unbehagen.com/wifism/index.htm







8 comentarios:

Marcos dijo...

Sin lugar a dudas, muchísimo mejor el anuncio en inglés. Y los comentarios no tienen desperdicio. Más que un anuncio de algo que da descargas eléctricas, parece que anuncien compresas o un vídeo juego. Espero nunca recurrir a esos artilugios para resolver mis problemas de conciencia con el mundo, aunque, como dice muy bien el comentario de la página en español, no estaría mal probar a colocárselo a algún que otro mandatario político. De todas formas, creo que el ser humano tiene la capacidad increíble para adaptarse a todo, o a casi todo. En fin, considero que es otra fricada más, como tantas que salen ultimamente.

Anónimo dijo...

La idea del parche Wifi, me parece tristemente risoria.
Es una soberana gilipollez “obligarnos” a “compartir” el dolor de las demás personas sólo porque las actuales situaciones en las que vivimos (estresantes, mediáticas, sensacionalistas…) nos han sobre-saturado y ahora, en contraposición, necesitamos descargas eléctricas para despertarnos... Además, ¿qué finalidad tiene compartir el dolor? ¿Hacerlo más llevadero para el otro? Seguro que llorar por la muerte de una mujer (por poner un ejemplo) el pasado sábado en la localidad, tal y tal de no sé donde, les hace a los familiares más llevadera su carga…menudo alarde de hipocresía!!!
El mundo (especialmente el occidental) está alcanzando tal nivel de pijoterismo (por llamarlo de algún modo), que está olvidándose de lo que somos realmente. Es decir, personas. Con esto quiero decir, que si nuestro sistema de defensa se ha puesto en marcha hacia la indiferencia, es porque realmente lo necesitamos. Porque nos resulta tan difícil vivir actualmente con tantos problemas a nuestro alrededor, que para no suicidarnos o caer en depresión, hemos de apartarlos un poco de nuestra vida.
¿De qué servirá ponernos en el lugar de un hambriento niño de África o Sudamérica o el del al lado de la esquina, si luego no hacemos nada? Muchos dirán que si te implicas mucho, ayudarás. Entonces, en ese caso, habría que hacerlo (como dice en la página), con los políticos y dirigentes de las grandes multinacionales, que son, al fin y al cabo, los que dominan la mayor parte del cotarro, así como los que realmente pueden cambiar las cosas. Pero no, esto se orienta al publico, al que ve las noticias; para que mientras come (una hamburguesa, pizza o lo que sea) frente al televisor, se active al ver una persona descuartizada, tropecientos mil asesinatos, tres o cuatro guerras sangrientas repartidas por el mundo…¿ Y todo para qué? ¿Para sentir que aún nos afectan las cosas gracias a un chisme que da descargas? Puff…
Me parece preocupante que se gaste tanto tiempo en inventar estas idioteces para ser “más humano” y no se pongan más medios para solucionar realmente las cosas y dejar ya de poner parches.


Raquel Izquierdo.

Sergio dijo...

Investigando un poco se ve que el invento existe pero no está comercializado. Forma parte de una performance de un artista que lo ha ideado, fabricado y publicitado como si existiera comercialmente.

Podeís ver la página de sus exposiciones en:

http://www.unbehagen.com/wifism/index.htm
y sobre sus exposiciones dentro de esa página se pueden ver por ejemplo la de New York en la página:

http://www.divafair.com/gallerynewyork07.php
?id=144&&page=&en=&offset=0&sort=&ascdes=
Un saludo

Antonio Gallardo Jara dijo...

Sinceramente esto del parche me parece simplemente eso un parche nunca mejor dicho, porque no creo que la sociedad necesite ese tipo de aparatejos absurdos para sentir el dolor de otras personas, por algun mal que les halla pasado. Creo que la sociedad esta bastante concienciada, he informada de las cosas que acontecen a su alrededor y del dolor que diariamente sufren millones de personas para que ahora tengamos que ponernos un parche para sentir ese dolor, creo que todos somos consecuentes con el, pero no tenemos ni por que sentirnos mal por el dolor de otra persona, ni por que recibir ningun tipo de peso moral por el, salvo que ese dolor se lo hayamos provocado nosotros.

FRAN dijo...

Como ha dicho bien mi compañero antonio, el mismo nombre lo dice, es un parche, un auténtico parche. Lo que esta claro, que a veces el ser humano, es capaz de invetar cualquier "gilipollez" (perdonar por la expresión, pero es que no encuentro una palabra más apropiada para definirlo), que ya no sabe lo que hacer. En fin, con el paso del tiempo, y el avance de las tecnologías, todavía no lo hemos visto todo, nos sorprenderemos cada vez más a medida que los tiempos avanzan...

Anónimo dijo...

Inés Salinas

No se tratará de parchear nuestras conciencias agujereadas que se sienten culpables por la impasibidad que mostramos viendo a nuestro alrededor una sociedad que sufre?
Sentirse mejor ante palabras como guerra, hambre….no hay nada que haga sentirse mejor ante tales hechos…si causarnos un pequeño dolor físico fuera la solución al problema creo que mucha gente se flagelaria a si mismo…Debemos conformarnos? Tampoco creo que sea la solución, lo que pasa es que la influencia cultural que hemos recibido, nuestra educación, y también el sitio del planeta donde se haya nacido nos condiciona irremediablemente.
Me parece una manera muy tonta de pasar el rato….esta de inventar cositas, porque como dice Sergio, encima es un camelo...lo que pasa es que esto del Internet da mucho juego y además seguro que hay alguien por ahí que le gusta el masoquismo …y eso de electrocutarse un poquito y suavemente dicen que hace cosquillas….será un masoquismo mental?...no lo sé, pero todo es respetable aunque a mi me parezca un verdadero parche.

Anónimo dijo...

Rocío Alamillos Álvarez

Cuando veo esta entrada, en lo primero que pienso es en qué quiere transmitir el autor de este curioso "invento". Realmente busca ganar dinero?, hacer algo llamativo en una época donde ya nada impacta?, causar la risa de los ciudadanos? solidarizarse con el mal que ocurre en el mundo a fin de provocar una mayor concienciación de los individuos?, ver como reacciona la gente de saber que existe un aparato como ese? Todo eso a la vez? ( esto último sería muy ambicioso). Sea algo real o no , lo que está claro es que su autor quiere mosrarle al mundo la necesidad que tenemos de concienciarnos globalmente con la tragedia que viven algunas personas y que quedan aisladas de nuestra vida, o en su defecto, se nos transmite con poca fuerza. La idea de que un objeto tecnológico, es decir, sin vida, nos tenga que alertar de que alguien en el mundo esá sufriendo maltrato, guerra o violación, es algo, excesivo, innovador, pero quizás adaptado a los tiempos en los que vivimos, donde la máquina forma parte de la vida del hombre, y como tal, no sólo la introducimos en nuestro trabajo, en nuestra forma de comunicarnos, o en nuestra producción; llegará un día que se introduzca no en nuesra vida personal( que ya está ahí también) sino en nuestra vida sentimental. Quizás no de este modo, quizás no diciendo: eh! que alguien acaba de morir en un accidente de tráfico! solidarizáte con su tragedia y la de su familia (en forma de descarga) pero sí quizás de otro modo, y quizás si esto lo ha propuesto un hombre y lo ha publicado en internet, otras muchas peronas hayan pensado modos parecidos de hacernos reaccionar y unificar nuestra vida individual con la globalidad mundial. Quizás esto sea pedir demasiado, pero más tarde o más temprano, la tecnología acabará entrando en nuestra vida sentimental para este propósito o para otro. Es sólo cuestión de tiempo. La pregunta sería entonces: ¿hasta qué punto es ético?

saúl dijo...

¿Transmite ese pequeño calambrazo, provinente de ese parchecito pegado a nustra piel, el dolor, la emoción que otra persona ha sufrido en otro lugar del mundo?

¿Cómo alguien puede pensar ni por un momento que una emoción ajena puede traducirse en un calambrito?

¿De quién es el dedo que dirije esos calambres? ¿Qué considera dolor ajeno, tragedia, agresión, sufrimiento?

¿Me avisará con un calambre cuando alguien a mi lado, mi padre, mi hermano, mi amiga, un desconocido en el autobús, quien sea a mi alrededor, sufra un dolor existencial?

¿Me avisará si alguna vez la quiosquera de la esquina siente ganas de morir?

Y si lo hiciera (que sé que no), ¿sería esto real, o más real al menos que cuando percibimos (e una especie de calambre (metafórico) de nuestros sentidos que alguien al lado nuestra siente que su vida no tiene sentido, o siente un dolor que ni siquiera nunca podríamos comprender? Muchas veces sentimos este "calambrazo", pero la certeza de saber que nada podemos hacer al respecto nos hace "cruzar de acera" y hacer como si nada hubiésemos sentido.