martes, 12 de febrero de 2008

¿ES LIBRE SÍSIFO?




"Los dioses condenaron a Sísifo a empujar eternamente una roca desde lo algo de una montaña, desde donde la piedra volvía a caer por su propio peso. Pensaron, con cierta razón, que no hay castigo más terrible que el trabajo inútil y sin esperanza.

Si damos crédito a Homero, Sísifo era el más sabio y más prudente de los mortales. No obstante, según otra tradición, propendía al oficio de bandido. No veo contradicción en ello. Difieren las opiniones sobre los motivos que le llevaron a ser el trabajador inútil de los infiernos... [Entre otros] Homero nos cuenta también que Sísifo había encadenado a la Muerte. Plutón no pudo soportar el espectáculo de su imperio desierto y silencioso. Envió al dios de la guerra, qué liberó a la Muerte de manos de su vencedor...

...Lo trágico de este mito estriba en que su héroe es consciente. ¿En qué quedaría su pena, en efecto, si a cada paso sostuviera la esperanza de lograrlo? El obrero actual trabaja, todos los días de su vida, en las mismas tareas y ese destino no es menos absurdo. Pero sólo es trágico en los raros momentos en que se hace consciente...

La clarividencia que debía ser su tormento consuma al mismo tiempo su victoria. No hay destino que no se supere mediante el desprecio... Todo el goce silencioso de Sísifo está en eso. Su destino le pertenece. Su roca es su casa... Si hay un destino personal, no hay un destino superior, o al menos no hay sino uno, que juzga fatal y despreciable. En lo demás sabe que es dueño de sus días... La lucha por llegar a las cumbres basta para llenar el corazón de un hombre. Hay que imaginarse a Sísifo feliz". Albert Camus, El mito de Sísifo (1942), Alianza, traducción de E. Benítez.



Podéis leer el relato entero (es muy breve) en
Existe un cuadro de Tiziano sobre este mito. Sergio nos lo recomienda y nos propone verlo en

15 comentarios:

Sergio dijo...

Ummm, no sé si ha sido a proposito pero he de decir que mi trabajo del cuatrimestre se refiere a Camus y Sartre y en lo referente a Camus es este, el mito de sísifo, el libro el que analizo.

Espero vuestros comentarios con ansia para así extraer nuevas ideas y visiones para mi trabajo.

(nota al profesor: por cierto hay un cuadro de Tiziano que está en el Prado sobre este mito que quedaría mejor como foto, se puede ver en
http://astrored.org/enciclopedia/wiki/El_mito_de_S%C3%ADsifo)

Un saludo a todos.

Rafael Cejudo Córdoba dijo...

Pues efectivamente tus referencias a Camus, así como a la libertad, me han dado pie para añadir esta nueva entrada. Conozco el cuadro, y estuve dudando si elegirlo, pero al final he preferido esta foto cuyo autor desconozco. Esperas comentarios... pues bien: ¿por qué es libre Sísifo?

Saludos

Sergio dijo...

¿Porqué es Sísifo libre? Por la única razón de que QUIERE serlo. En su lucha interna contra su destino estúpido, contra su castigo está su libertad. El no es libre, pero quiere serlo, y ¿como lo hace? Empleando la terminología de Camus,
se libera con la rebelión. Disfruta de su castigo, es la única manera que tiene de rebelarse. La condena es eterna, como la condena humana, los dioses desde sus púlpitos se regodean de su astucia, rien a carcajadas, piensan que es el peor castigo que le pueden hacer al hombre, una vida sin sentido, sin fin, inocua, banal... absurda. ¡Dioses Ilusos!, Sísifo disfruta, Sísifo es feliz, Sísifo aprovecha cada empuje, cada gota de sudor, cada esfuerzo vano le lleva a la autorealización, a su libertad. No es un esclavo, es un condenado.
Trascribo un texto de Octavi Fullat del libro "El siglo posmoderno" que habla sobre Nietzche y podemos relacionar con el tema.
"(...) Quién se opone al sinsentido. Este es el nihilista; en cambio aquel que se afana en vivir al margen de los sentidos de la vida, sentidos que pretendan ser sólidos, éste podrá ponerse a vivir alegremente. El nihilismo que afirma y sustenta Nietzche ensalza precisamente a la absurdidad y desvarío de la vida. El "no-sentido" encierra una gran fuerza liberadora, anima a la propia afirmación (...)"

Rocío García dijo...

Según Goethe: "Basta con que alguien se declare libre para que al punto se sienta condicionado. Pero si se atreve a admitir sus condicionamientos, será libre". Tal vez sea esto lo que nos lleva a considerar que Sísifo es libre. Pienso que de ninguna manera podemos afirmar que la libertad absoluta exista, al igual que tampoco somos totalmente esclavos.
Estamos condicionados por unas pautas sociales que nos impiden ser por completo libres. Además de los elementos socioculturales, quedan nuestros orígenes biológicos, nuestra constitución cerebral, que dificultan la tarea de "liberarse".Podríamos decir que este proceso de ¿liberación? es posible, pero una persona que no quisiera seguir las directrices que le vienen marcadas, debería en primer lugar vivir solo. Esto, desde luego, va contra la propia naturaleza del hombre, puesto que somos animales gregarios y, por tanto, va también contra la propia libertad: no podrá experimentarla al ser una característica propia y única de los seres humanos (de aquellos que lógicamente viven en comunidad). Además, creo que nuestros propios sueños o aspiraciones nos lo impedirían, haciéndonos esclavos de ellos irremediablemente.
La libertad, por tanto, sería autopensarse a sí mismo, valorando nuestras propias condiciones y posibilidades dentro de lo que nos indica la sociedad. Por eso Sísifo, se considera libre aunque lo es dentro de sus limitaciones. Como dice Sartre: "El hombre está condenado a ser libre", yo creo que Sísifo está obligado tanto a llevar la piedra como a ser libre.

Fran dijo...

¿La libertad de Sísifo? Creo que Sísifo no es libre porque no puede hacer lo que él quiera, se encuentra sometido a la voluntad de los dioses, y a pesar de que sabe que nunca va a conseguir la libertad sigue en su lucha por conseguirlo. En ese aspecto si es libre Sísifo ya que es libre de continuar su lucha.
Pero tratando el tema a la sociedad actual, La libertad esta muy limitada, y la podríamos definir como la facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de no obrar, por lo que es responsable de sus actos.
Por lo tanto todos somos libres desde el momento que nacemos, y nuestra libertad radica en hacer lo que nosotros creemos apropiado porque elegimos una cosa u otra. Pero es una libertad limitada debido a que uno es libre cuando no rompe con la libertad del otro. Por lo tanto tenemos una libertad limitada y condicionada por unas pautas sociales, pero a fin de cuentas somos libres porque tenemos razon, hecho que nos distingue de los animales que estos al no ser racionales no tienen libertad.
La libertad por tanto es un bien del ser humano, y limitada como he puesto anteriormente.

Sergio dijo...

Veo que con respecto a la Libertad con mayúsculas el debate queda zanjado y los participantes aceptan la imposibilidad de demostrarla o creerla como absoluta al hombre (con los que no han participado me agarro al principio de que "el que calla otorga").
Ahora nos planteamos, y así lo inicia Rocío Garcia, la libertad social ,por así llamarla. Rousseau en su famoso Contrato decía que sacrificamos nuestra supuesta libertad natural en favor de una sociedad y la convertimos en una libertad social o contractual, autolimitada y relegada a las leyes o el sistema que está por encima de nosotros como individuos. Quizás esté influenciado por Nietzsche o por el anarquismo pero me gusta pensar (que de momento es gratis) que no hay nada por encima del "yo". Puede sonar presuntuoso pero lo aclaro. Mi "yo" no acepta nada por encima, como mucho, al mismo nivel y, por supuesto, lo único que tiene derecho a estar a ese nivel es un "otro". Ni religiones, ni morales, ni leyes, comunismos, ideas, etc. No quiero decir que haya otros que estén por debajo, no me malinterpreten, quiero decir que todas las personas, todo ser humano está al mismo nivel, pero no en conjunto, sino individualmente.

Con esto quiero llegar al punto en el que "firmamos" ese contraro social y recortamos nuestra libertad. Ese punto no existe, ese punto no es libre, viene impuesto desde que nacemos por nuestra circunstancia cultural. Desde el momento que uno se apercibe de tal situación, en el caso de que uno se aperciba, está demasiado imbuido en la estructura como para decidir, digamos libremente. Sólo le queda a uno, lo que menciona Rocío, el autoaislamiento (recordemos a el escritor H.D. Thoreau se va a vivir cerca del famoso lago Walden para encontrar su libertad, o ese hombre más moderno, Christopher McCandless, recuperado por Sean Penn en la película "Hacia rutas salvajes", creo que sin estrenar todavía en España, que vendió todas sus posesiones para convertirse en un viajero libre, acabó muerto de inanición) o le queda el aceptar la imposición social y conformarse con esa limitada libertad, que no es poca en nuestra sociedad.

Por otro lado, interpreto (y quiero subrayar esta palabra) que Rocío y también Fran ven que el relacionarse con otros semejantes limita la libertad, que las relaciones que contraemos a través de otras personas o colectivos nos coartan, nos hacen menos libres. Creo que este pensamiento suele ser bastante general porque se suele pensar que ser libre es hacer lo que a uno le venga en gana. Yo creo que la libertad bien entendida es hacer lo que a uno le viene en gana con responsabilidad hacia uno mismo, y con responsabilidad me refiero a preveer las consecuencias de las elecciones que uno toma. Con todo esto creo que no es necesaria esa elección de aislamiento-sumisión. En el momento que uno de apercibe de tal situación considero que el aislamiento es algo radical e innecesario. Yo sugiero una acción destructiva, como las que dice Nietzsche, convertirnos en niños y crear nuestros valores aunque estos coincidan con otros valores o con los valores de otros pero que sean PROPIOS. Partir de cero. Por eso no veo ningún conflicto en las relaciones con los demás y la libertad individual. Sólo hay que hacer un pequeño esfuerzo de creación de valores nuevos y propios teniendo en cuenta a los demás (hacerlo sin ellos sería estúpido)

Todo esto que digo está muy bien pero al fin y al cabo son sólo palabras, teoría. La libertad natural es una bonita utopía pero como utopía es irrealizable de manera global(por mucho que digan los idealistas absolutos estos). Por eso al final las únicas opciones que quedan son las anteriormente dichas: ser un ermitaño o ser un sumiso.
(busquemos el término medio).

Saúl dijo...

Yo creo que en realidad, llevando la utopía a la práctica, el sueño a la realidad, la magia a lo palpable, la libertad se encuentra en los actos.

Actos de Libertad.

El ermitaño es libre porque elige vivir en la soledad.

Antígona es libre porque elige enterrar a su hermano muerto aun a pena de morir ella.

Adela es libre porque elige morir y vivir en el amor consumado que Bernarda le censura.

Sísifo es libre porque elige acompañar su voluntad junto a la roca.

Yo pienso que al igual que la felicidad se vive en instantes, la libertad también se vive en momentos concretos, cada vez que uno realiza un acto de libertad.

Lourdes dijo...

PAra nada Sísifo es libre. Acaso, ¿el ser humano podrá ser libre en algún momento? Yo creo que no. No es que mi visión sea muy negativa, simplemente es lo que creo.
El ser humano no es libre ni por el hecho de querer serlo, ni por el hecho de poder elegir, ya uqe las opciones sobre las que versa su desición, ya limitan su libertad porque ha de elegir entre ellas y no entre otras.
Sísifo se piensa libre. Cada día transporta la piedra con el fin de lacanzar la libertad, y cada día gana y pierde la esperanza de poder llegar a serlo. En la actualidad, el ser humano va más allá de Sísifo. Al igual que él, nos creemos libres, y trabajamos todos los días en algo rutinario como él. Pero nosotros partimos del error de creernos libres o, quizás, de no habernos planteado nunca si en verdad somos libres o no. Nuestro conformismo con la situación que nos ha tocado vivir es de tal magnitud, que tienen que darnos en la naríz con unas rejas para pensar que a lo mejor nos acaban de quitar la libertad.
Sin duda, nunca podremos ser libres. Siempre habrá un condicionamiento externo en nuestras desiciones, un fin o meta que alcanzar con nuestras acciones, etc.
Podríamos decir que soy, por ejemplo, libre de trabajar o no. Sin embargo, elijo trabajar. ¿Por qué? Porque quiero una recompensa económica. ¿Por qué? Porque la sociedad ha establecido que la felicidad o el poder los dan el dinero...
Así, no creo que seamos libres. Pero se vive mucho mejor creyendo que lo somos, que nadie es dueño de nuestras vidas.

Sergio dijo...

¿De verdad crees realmente que no hay nunca otras opciones a la hora de elegir?
Creo que no te las planteas o que no las ves, siempre se puede ir más allá de lo dado.Siempre hay otras opciones. Más difíciles, menos cómodas, más lentas, inmorales, insociales, inútiles, increibles, incorrectas o todo lo contrario, pero otras.

Lourdes dijo...

No me refería a eso, o quizás sí?? no lo sé... Quería decir que siempre estaremos influídos por algo a la hora de tomar una decisión. Incluso cuando tomemos la menos moral, la que se sale de la norma, etc, estamos siendo influenciados porque nos hemos decantado por la opción que rompe la norma... Por cierto, muy pocos se deciden por las opciones difíciles. Quizás en determinados momentos de nuestra vida seamos lo suficientemente valientes paara ello, pero Está claro que preferimos las fáciles, aunque eso sea elegir las opciones que no rompen con la norma, aunque eso nos haga menos libres...

Sergio dijo...

Claro que estamos influenciados.
Todavía no somos omnipotentes, no podemos controlar el mundo. Según esa idea solo Dios es libre, porque puede crear su circunstancia. Nosotros, pobres mortales, sólo podemos actuar conforme lo dado. La piedra nos precede, tenemos que cargar con ella. No somos ABSOLUTAMENTE libres. La cuestión es si dentro de la condena del mundo somos libres a la hora de tomar decisiones. No ponemos las opciones pero debemos poner la elección, no elegimos los caminos pero tomamos uno u otro. La cuestión es si somos libres en esos paseos que nos damos por los caminos de la vida.

Anónimo dijo...

Inés Salinas del Rey

¡Somos tan vulnerables!....somos humanos...nos ilusionamos como Sísifo con el día a día....nos conformamos aún sin saberlo como él. Pues que dolor tan grande sería pensar que nada vale la pena, que nada tiene sentido.....Pienso que nos valoramos por encima de nuestras posibilidades porque sino ni siquiera entraríamos en esa alternativa de elección. Nunca seremos libres, siento decirlo así de rotundo.
Estamos atados a nuestras vidas, a nuestros prejuicios sociales, familiares y personales...no seremos libres pero no lo sabemos por eso luchamos por conseguir esa ilusoria victoria, coincido con Lourdes diciendo que nos sentimos sin embargo mejor cuando pensamos que lo somos, que somos autosuficientes, que nada nos ha sido impuesto...quizá el ascenso que realiza un escalador en la montaña le hace libre?...según los escaladores la sensación de libertad es inmensa. Será por sentir el mundo a sus pies?...pero cuando descienden...solo piensan en una cosa: en volver a escalar otra montaña y si es más alta, mejor que mejor....Necesitamos igual que Sisifo dar un sentido a nuestra vida, pensar que la libertad es posible...al menos nos queda nuestra mente que aunque tampoco pueda conseguir la libertad absoluta, se acerca algo más o al menos eso sentimos...
¿Quizá la muerte nos haga libres?

Lourdes dijo...

Entonces Sergio, la cuestión no es el llegar a la cima de la montaña para alcanzar la libertad, sino el modo en que subamos dicha montaña, no?? Pues bien, como dice Inés, subiremos a "nuestro modo" pero atados a nuestras vidas y a nuestros prejuicios, así que no hay libertad!! Las elecciones nos son dadas, es cierto, y nosotros somos los que nos determinamos por una u otra, también cierto, ahí radica nuestra incapacidad de ser absolutamente libres...

En cuanto a la pregunta de Inés sobre la libertad tras la muerte, creo que nunca podremos averiguarlo hasta morir, pero no creo que lo que nos encontremos (si es que hay algo porque siquiera estamos absolutamente seguros de que haya algo antes de la muerte) sea un "mundo" en el que el ser humano sea más libre, porque de nuevo será un mundo dado, algo impuesto. Si Sartre dijo que "el hombre está condenado a ser libre", quizás la interpretación sobre su afirmación haya sido errónea y debamos plantearla desde otro punto...

Por otro lado, creo que si sigo por este camino que niega la libertad del ser humano, al final me dejaré convencer para no verme inmersa en una crisis personal, jeje.

Saú dijo...

¿Los límites son la ausencia de la Libertad? Eso parece que pensais. ¿O la Libertad es agredir los límites? Eso piensan otros. ¿Morir?

Morir es nada.

La elección es la libertad que posee el hombre.
Si alguien decide morir, la libertad será el hecho de decidir no vivir.

Tampoco creo que la libertad sea elegir el camino de la contra o el más difícil, como algunos relacionan. ¿Acaso no es libre una persona que decide conscientemente vivir en la convencionalidad?

¿Sería el ermitaño libre si su soledad estuviese impuesta por alguien, por alguna sociedad o iglesia? Viviría alejado de normas, pero, ¿sería libre?

Por otro lado, pienso que la falta de libertad que a veces pesa sobre nosotros es que nos hacen creer que no tenemos libertad. Pero como Sergio comenzó a apuntar a Lourdes, siempre hay posibilidad de elegir. Las verdaderas rejas son de aire, pero un aire demasiado visible ante los ojos humanos. Una sociedad impone unos límites y los individuos creen que no pueden sobrepasarlos. Una madre educa a un niño de manera absolutamente adoctrinante, y el hijo piensa que no se puede ser de otra manera, que no se puede pensar de otra forma. Pero ahi está la maravilla humana de la libertad momentánea, atisbos de luz llegan a nosotros y sabemos que las cosas pueden ser de otra manera. Dudar ya es un acto de Libertad, y a la duda sigue la decisión.

Y decidir es para mi la Libertad del ser humano.

Porque además, si no considerásemos en el fondo que hubiese Libertad, no juzgaríamos a los seres humanos por sus actos como lo hacemos realmente.

Bueno creo que ya me he hecho demasiaas preuntas por ahora...

Fran dijo...

Quizas, no seamos nada, sólo eso nada ante este inmenso universo que nos rodea. No somos libres de nada ya que estamos influenciados por todo lo que nos rodea, ni después de la muerte como afirma lourdes porque pienso que la muerte es una invención del ser humano que no ha tenido en ocasiones otra cosa que hacer que preguntarse como cosas absurdas como que hay despues de la muerte.
Un animal cuando se muere, se muere y ya esta, pues lo mismo ocurre con nosotros, nos morimos y ya esta, no hay que darle más vueltas si existe o no existe algo después de la muerte, si vamos al cielo, al infierno según nuestros actos....
En fin, la única libertad que tenemos es que solo podemos tomar decisiones pero siempre influenciados por todo lo que nos rodea, por lo tanto tenemos una "libertad" limitada...